Tras un breve enfrentamiento, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) capturaron a Ampelio Ayala Martínez El J-1, o El Tío, quien era el jefe y res­ponsable de defender y explotar las rutas para el tráfico de drogas en la plaza de Zacatecas, para el Cártel del Golfo.

Reportes castrenses y federales precisaron que la detención de El J-1 o El Tío ocurrió en el municipio de Juchipila, precisamente un día después de una fuga masiva ocu­rrida en la prisión distrital de Calera, donde escaparon 10 reos, quienes sometieron a los custodios con armas de fuego para huir.

En el marco de los operativos de búsqueda y reaprehensión es que los soldados del Ejército se toparon con un reporte de personas armadas en el municipio de Juchipila, por lo que se procedió a realizar una inspección física.

Al llegar a un predio, fueron recibidos con disparos de arma de fue­go, agresión que fue repelida por el grupo de militares, que superaban en número a los presuntos integrantes del Cártel del Golfo.

Luego de un breve intercambio de disparos, los elementos fe­derales lograron someter a Ampelio Ayala Martínez, un líder local dedicado al tráfico de marihuana y cocaína, que se asoció con el Cártel del Golfo para expandir sus actividades.

Junto con El J-1 o El Tío, fueron detenidos cuatro personas más, de las cuales aún las fuentes federales y castrenses no contaban con sus generales, pero la identificación del líder fue de inmediato, dado que era oriundo de ese municipio y popularmente conocido por las actividades ilícitas a que se dedicaba.

Los cinco detenidos fueron trasladados a la zona militar para posteriormente ser puestos a disposición del Agente del Ministerio Público de la Federación, quien habrá de integrar la averiguación previa correspondiente y definir la situación jurídica del líder del Cártel del Golfo y sus gatilleros.