Axel Kicillof, de 40 años, vive un gran día ante el Congreso de Argentina. Este ese un momento histórico , dice a los legisladores. Es martes 17 de abril y durante dos horas expone la necesidad y urgencia de expropiar 51% de la petrolera YPF-Repsol.

El hombre de patillas largas y cara de niño, a quien el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, llama "El Pibe", es considerado el cerebro de la expropiación de la filial de la petrolera española. Su apellido se repite en las portadas de periódicos de Argentina y España.

Es también la punta de lanza de la nueva generación de políticos impulsada desde la Casa Rosada. Llegó a la Vicepresidencia de Economía en diciembre pasado y ya ha puesto en jaque la relación bilateral con Madrid.

Kicillof, también profesor de economía, se autodefine como keynesiano . Su estilo de vestir informal prefiere camisa de mangas al saco y la corbata contrasta con la formalidad de los legisladores, muchos de la vieja guardia peronista, que en 1992 defendieron la privatización de Repsol y hoy abrazan la nueva causa de la soberanía nacional.

Ax , como le gusta que le llamen los amigos, es también el número dos de YPF-Repsol, a cuya sede llegó para ahuyentar a sus directivos. Habla inglés y francés y no es la primera vez que se enfrenta a los empresarios. En su historia laboral dice que fue representante de la minoría accionaria del Estado en el gigante siderúrgico Techint, y en la rescata Aerolíneas Argentinas.

"Me ha tocado como economista observar que a menudo los grupos transnacionales, cuando sus casas matrices tienen problemas financieros, usan las filiales en países donde les va bien para absorber dividendos a un ritmo mayor que el aconsejable para las necesidades del país", dijo a los legisladores el ex militante del grupo estudiantil TNT (Tontos Pero No Tanto).

Kicillof fue uno de los líderes de La Cámpora, grupo juvenil creado por el ex presidente Néstor Kirchner, y comandado por su hijo Máximo, de quien Kicillof es amigo íntimo, reseñan medios locales de Argentina.

Hijo de un psicoanalista, bisnieto de un legendario rabino llegado de Odessa, la genealogía de Kicillof parece ser una sucesión de dogmáticas , escribió el columnista Carlos Pagni, lo que desató la furia de Cristina Fernández, quien llamó al periodista nazi .

KICILLOF VS BOUDOU

Atractivo, padrazo, empollón y cerebro de la expropiación de YPF lo definió la revista Vanity Fair en su versión española. La prensa argentina también aporta y hace el contraste entre éste y el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, implicado en un caso de tráfico de influencias. El ascenso de uno y la caída de otro. El kirchnerismo contra el neoliberalismo, a su parecer, causante de todos los males en esa nación.

Vanity Fair también añade otros datos al perfil de Ax : la foto con su mujer Soledad Ouereilhac, doctora en Letras y con quien ha procreado dos hijos.

apr / Con información de Cronista, El Observador y Página 12