En su primera declaración, al ser aprehendido por primera vez en 1993, Joaquín El Chapo Guzmán habría ligado a funcionarios de la PGR, de autoridades estatales de Sinaloa, Sonora, Baja California, con sobornos de parte de su organización criminal.

El entonces Procurador General de la República, Jorge Carpizo McGregor, reveló en junio de 1993 la declaración que hizo Guzmán Loera en el vuelo de Chiapas a Toluca (lo habían detenido en Guatemala); manifestó que sí estuvo presente el 24 de mayo de 1993 en el aeropuerto de Guadalajara, donde fue asesinado el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, pero que él no ordenó el asesinato del prelado, sino que fueron los hermanos Arellano Félix, del cártel de Tijuana, quienes pretendían asesinarlo ese día a él.

El día 24 de mayo sí estuvo en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara, porque iba a volar a Puerto Vallarta. Indicó que cuando bajaba de su vehículo Buick, un Century azul intentó pasar por el lado derecho, pero como estaba abierta la portezuela del Buick, ésta obstruía el paso; que le hizo una seña al chofer de ese vehículo para que se esperara; que en ese momento Martín Moreno Valdés, quien lo acompañaba, le avisó que gente armada se estaba bajando de varios vehículos, los que de inmediato empezaron a disparar sobre ellos, y que, dentro de la confusión, posteriormente logró escapar en un taxi , reveló entonces Carpizo sobre la primera declaración de Guzmán.

Luego, según reportes periodísticos con base en documentos desclasificados, el líder del Cártel del Pacifico dijo, en esa su primera declaración a Federico Ponce Rojas, entonces subprocurador de la PGR, recibir 1 millón de dólares cada bimestre, para dar protección a sus cargamentos de cocaína y mariguana.

Habría acusado a los hermanos Arellano Félix, líderes del Cártel de Tijuana, de recibir protección del entonces gobernador de Baja California, Ernesto Ruffo Appel, según reportaron algunos medios en ese entonces.

Esa declaración tuvo un símil el 13 febrero del 2012, cuando el diputado priísta David Lozano Pérez pidió a la PGR investigar a los ex gobernadores Ernesto Ruffo Appel, actual senador, y Eugenio Elorduy por enriquecimiento ilícito.

El Legislador afirmó entonces que Ruffo habría recibido durante su campaña 500,000 dólares procedentes del narcotráfico, particularmente de la banda de los hermanos Arellano Félix.

En 1993, Guzmán Loera habría reconocido su sociedad con el Cártel de Cali, Colombia, para el trasiego de droga a EU.

También habría señalado a comandantes de la entonces Policía Judicial Federal, como José Luis Larrazolo en Sonora; Cristian Peralta en Mexicali y Guillermo Salazar, a quienes, dijo, pagaba 500 dólares a cambio de permitirle realizar sus traslados de droga.

[email protected]