La Procuraduría General de Justicia del Estado de Sinaloa (PGJES) confirmó ayer la muerte de Obied Cano Zepeda, sobrino de Joaquín El Chapo Guzmán, capo del Cártel del Pacífico, quien fue uno de los 12 ejecutados en las últimas 48 horas en diferentes municipios y capital del estado.

De acuerdo con los informes de la autoridad ministerial, Cano Zepeda, de 24 años de edad, fue ejecutado por un comando que ingresó a su domicilio donde se desarrollaba una fiesta familiar, en la colonia Loma Linda, en pleno centro de Culiacán, y lo acribilló e igual suerte sufrieron otros dos asistentes. Los otros dos ejecutados fueron identificados por Servicios Periciales del Servicio Médico Forense, como Luis Alberto López Higuera y Jesús Tostado, cuerpos que fueron trasladados para realizar la necropsia de ley y, posteriormente, serán entregados a los familiares.

Los reportes puntualizaron que al domicilio de Cano Zepeda llegaron hombres armados a bordo de varios vehículos, los que descendieron y, sin mediar palabra alguna, abrieron fuego contra el consanguíneo de uno de los tres principales capos del Cártel del Pacífico, El Chapo Guzmán.

Obied es hermano de Luis Alberto Cano Zepeda El Blanco, también sobrino de El Chapo y quien trabajaba para la organización como piloto de aeronaves o para trasladar droga o integrantes del cártel, pero fue capturado por elementos del Ejército Mexicano en agosto del 2006, actualmente está sujeto a proceso penal.

Luego de que ocurrieran los hechos, fue como la Procuraduría del estado pudo constatar que se trataba de Obied Cano Zepeda, quien quedó tirado en el piso de su domicilio; mientras sucedían otros hechos violentos en varios puntos de Sinaloa, en los que fallecieron en total de 12 personas.

rtorres@eleconomista.com.mx