La Procuraduría General de la República (PGR) confirmó ayer el asesinato a manos de sicarios del crimen organizado de Gerardo Ramírez Womer, responsable del combate al narcomenudeo en Guaymas, Sonora, quien se negó a liberar a dos detenidos por delitos contra la salud.

De acuerdo con la dependencia federal, el fiscal fue ejecutado cuando salía de las instalaciones de la PGR, ubicada en la avenida Seis de la colonia Centro, del Puerto de Guaymas, donde fallecieron también dos de sus escoltas, quienes no pudieron accionar sus armas.

El Agente del Ministerio Público Federal reportó que Ramírez Womer recibió a unas personas quienes intercedían por dos detenidos, involucrados presuntamente en delitos contra la salud. La noche del lunes, cuando el fiscal se retiraba de las instalaciones e iba a abordar su vehículo con dos custodios, bajaron dos sujetos de un vehículo blanco, quienes abrieron fuego contra Ramírez Womer y sus escoltas, uno de ellos intentó huir, pero fue alcanzado por los sicarios.

Al lugar llegaron autoridades municipales, estatales, federales y del Ejército, sin embargo no pudieron dar con los responsables, quienes huyeron del lugar, donde quedaron los cuerpos.