La violencia irrumpió en el puerto de Acapulco, Guerrero, entre la noche del martes y las primeras horas de ayer.

Grupos de hombres armados acribillaron a ocho personas, uno más fue desmembrado y dos más, secuestrados; además incendiaron vehículos y el sitio de la Federación Unificada de Transportistas del Estado.

Estas acciones levantaron la alerta máxima y generaron la movilización de corporaciones policiacas del estado, federales y militares.

De acuerdo con los informes de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero y de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, los incidentes violentos se extendieron por varios puntos de la entidad, pero ocurrieron principalmente en la zona costera y en el puente La Herradura del bulevar que conduce a la zona hotelera de Ixtapa-Zihuatanejo.

Los seis acribillados en Acapulco eran conductores de taxis, posteriormente le prendieron fuego a sus unidades.

Los reportes oficiales indican que dos personas fueron asesinadas violentamente en la localidad de Papanoa, en Tecpan, y otra más en la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, en un punto conocido como Tamarindos.

En la mayoría de los incidentes, los grupos armados utilizaron armas de grueso calibre.

Los agresores no fueron detenidos pese a que se aplicó la alerta roja en toda la entidad, temiendo que los hechos criminales se extendieran más tiempo.

En respuesta, contingentes de la Policía Federal, Marina Armada de México y Defensa Nacional se dieron a la tarea de reforzar los principales entronques carreteros tanto de ingreso como de salida del puerto turístico y los caminos que van hacia Ixtapa-Zihuatanejo.

Los cuerpos de los taxistas fueron trasladados por ambulancias del Servicio Médico Forense de la entidad, para realizar la necropsia de ley e identificar a las víctimas cuyos restos serán entregados a los familiares que los reclamen, precisaron las dos dependencias.

Pese a la movilización por varios municipios, la zona turística y la Costera Miguel Alemán, las fuerzas militares y federales -hasta­ el cierre de esta edición- no habían logrado detener o ubicar a los responsables.

[email protected]