Sería ingenuo que las autoridades municipales, estatales y federales piensen que con la muerte de Heriberto Lazcano Lazcano El Lazca, El Verdugo o El Z-3, desaparezcan Los Zetas, más bien lo que se prevé para el estado de Coahuila es el recrudecimiento de la lucha por las plazas, también en Nuevo León, aseguró Alberto Islas.

El especialista en cuestiones de seguridad nacional, comentó a El Economista que con una existencia de 14 años, primero como brazo armado del Cártel del Golfo en la época de Osiel Cárdenas Guillén y tras la captura y extradición de éste a Estados Unidos, Los Zetas se convirtieron en una empresa, que actualmente tiene la mayor presencia en México y en 144 países, de acuerdo con informes estadounidenses.

Es uno de los golpes más importantes de este gobierno porque no solo le pega a la parte más cerebral de la una organización, sino que muere una de las figuras de cohesión entre Los Zetas , dijo a la AFP Diego Osorno, autor de La Guerra de Los Zetas.

En la proyección del recrudecimiento de la violencia en Coahuila, donde se presume que vivía El Lazca y supuestamente había roto nexos con Miguel Ángel Treviño Morales El Z-40, otro de los fundadores originales de Los Zetas, la influencia e imperio que han conformado aún con la resistencia de otros grupos es que coloquen a otro capo.

Hay que recordar que la violencia en Nuevo León y Coahuila inició cuando el Cártel del Pacífico, que encabezan los barones de la droga como Joaquín El Chapo, El Mayo Zambada y Juan José Esparragoza Moreno El Azul, peleó esas plazas, a lo que resistieron Los Zetas a fuego y metralla, dice Alberto Islas, director general de Risk Evaluation.

Adelantó, que las ligas con el cártel de los Beltrán Leyva, aún al frente de Héctor Beltrán, alias El H, se reforzarán mientras que el Cártel del Pacífico insistirá en apoderarse de los territorios, influencia y zonas de control de Los Zetas.

Islas recordó otras capturas, como la de Jorge Eduardo Costilla Sánchez El Coss, que originarán un reagrupamiento de sicarios, jefes de plaza para que la empresa cuente con otro líder, el sucesor natural sería El Z-40 , quien podría cerrar las supuestas fisuras que hay en este grupo criminal.

En tanto Eduardo Guerrero, especialista en seguridad nacional, comentó que habrá dos vertientes tras la caída de El Lazca: la lucha por el control de plazas se extenderá a Tamaulipas, Veracruz, Aguascalientes, San Luis Potosí y Zacatecas, donde Los Zetas se han extendido.

Habrá un trabajo de alineamiento de Miguel Ángel Treviño El Z-40, porque Los Zetas tienen un organigrama diferente a la centralización y lo horizontal, que manejan otras organizaciones , explicó.

Pero también, adelantó, habrá el brote de células municipales y estatales de Los Zetas para hacer patente su presencia, comentó el especialista de la empresa Lantia Consultores.

[email protected]