Nueva York- El yen se desplomaba este jueves porque los inversionistas salían de la divisa en anticipación a un agresivo alivio monetario de parte del Banco de Japón la próxima semana.

Por su parte, el euro ascendía tras una serie de subastas de bonos soberanos de la zona euro cuyos buenos resultados calmaban los temores sobre la crisis de deuda de la región.

El dólar se apreciaba frente al yen tras hundirse dos sesiones seguidas, regresando a una trayectoria que se afianzó en el cuarto trimestre del año pasado por las expectativas de que el nuevo Gobierno japonés será más enérgico para apuntalar la alicaída economía.

El yen retomó las pérdidas en la sesión asiática, borrando parte de sus avances de los últimos días, cuando el ministro de Economía japonés Akira Amari fue citado diciendo que sus declaraciones del martes sobre el impacto negativo de la excesiva debilidad del yen habían sido malinterpretadas.

El dólar llegó a subir hasta 89.56 yenes, muy cerca del récord de dos años y medio alcanzado el lunes a 89.67 yenes. Más tarde se negociaba a 89.38 yenes, una apreciación de 1.1 por ciento.

Varios analistas dijeron que las crecientes apuestas a un alivio agresivo por parte del Banco de Japón seguirían arrastrando al yen antes de que sus miembros se reúnan el 21 y el 22 de enero, cuando se prevé que duplicarán también la meta de inflación japonesa a 2 por ciento.

El apetito por activos de riesgo se incrementó tras una sólida subasta de bonos soberanos de la endeudada España. Datos económicos de Estados Unidos colaboraron al alejar preocupaciones respecto a la mayor economía del mundo.

El euro se negociaba a 1.3342 dólares por unidad, un avance de 0.4% en el día, pero seguía por debajo del pico de 11 meses alcanzado el lunes a 1.3403 dólares.

ros