Wells Fargo se apuntó en el último trimestre de 2013 un beneficio de 5,600 millones de dólares (4,098 millones de euros), lo que supone un incremento del 10% frente al mismo periodo de 2012.

El mayor banco estadounidense en hipotecas, obtuvo unos ingresos de 20,700 millones, con un descenso del 5.5% en la comparación con el mismo periodo del año pasado. La subida del beneficio se explica, principalmente, por el recorte de costos llevado a cabo por la entidad. En el cuarto trimestre, Wells Fargo ha empezado a notar los efectos del drástico recorte de plantilla llevado a cabo en verano, con la eliminación de hasta 6,200 puestos de trabajo.

Además, las cuentas de la entidad se han beneficiado de la menor necesidad de provisiones por la mejora de la situación crediticia. Las dotaciones para morosidad descendieron el 80%, hasta 363 millones.

En el conjunto del año, Wells Fargo obtuvo un beneficio de 21,880 millones de dólares, firmando así su quinto año consecutivo de subidas de beneficios.

La ganancia por acción de la compañía, referencia para Wall Street, aumentó a 3.89 dólares en un año y a un dólar en el trimestre, en ambos casos dos centavos por encima de la previsión media de los analistas.

El volumen de negocios, por el contrario, retrocedió un 3% a 83,800 millones de dólares en el año y un 6% a 20,700 millones en el trimestre.

El director financiero de la institución, Tim Sloan, calificó al cuarto trimestre como "muy sólido" a pesar de "un ambiente de tasas difícil y un retroceso previsto en la concesión de préstamos hipotecarios".

La demanda de créditos ha caído: los candidatos para nuevos préstamos cayeron de 87.000 millones de dólares en el tercer trimestre a 65,000 millones en el cuarto.

Con información de AFP

Contenido de la

mac