Wells Fargo (WFC) reportó resultados para el cuarto trimestre de 2014 el pasado 14 de enero. Si bien la reacción del mercado ha sido bastante pesimista, los datos reflejan la solidez de la entidad financiera.

El balance del banco estuvo a la altura de los pronósticos de los analistas de Wall Street, y muchas de las variables clave están mostrando una evolución favorable. Por otro lado, los datos de competidores como Bank of America (BAC) y Citigroup (C) decepcionaron al mercado, lo cual es un factor de negatividad que está afectando al sector bancario en su conjunto.

Así, el pesimismo que está afectando a las acciones WFC en las últimas semanas parece un reflejo de los débiles resultados que se han observado en el sector financiero de los Estados Unidos en general, aunque no puntualmente en el caso de esta compañía puntual.

Las ganancias por acción de Wells Fargo en el último trimestre fueron de 4.1 dólares. El dato coincidió con los pronósticos de Wall Street, y representan un incremento de 5% frente al mismo trimestre de 2013.

Los ingresos del banco fueron de cerca de 21,400 millones de dólares en el periodo, superando las expectativas de los analistas, quienes en promedio pronosticaban 21,200 millones de dólares. Por su parte, el incremento interanual en los ingresos fue de 4 por ciento.

La calidad crediticia de los activos de Wells Fargo mantiene una franca tendencia positiva que se observa a lo largo de los últimos años, y los números del último trimestre confirman la vigencia de la misma. Las previsiones para créditos incobrables cayeron desde los 15,000 millones de dólares en diciembre de 2013 hasta los 13,200 en el último trimestre.

En el mismo sentido, las pérdidas netas por incobrabilidad fueron de 735 millones, o de 0.34% sobre el promedio de activos en el trimestre. En el mismo periodo del año anterior, el banco había registrado pérdidas por 963 millones, representando un 0.47% de los activos.

El contexto económico ha sido bastante desafiante para los bancos estadounidenses en los últimos años. Débil demanda de crédito en el sector de consumo, tasas de interés históricamente bajas y un marco regulatorio más estricto, el cual limita los niveles de riesgo y rentabilidad del negocio, son algunos de los factores que están afectando negativamente al sector.

Teniendo en cuenta el contexto en general, los resultados de Wells Fargo resultan bastante auspiciosos, en buena medida superando la performance de otros grandes bancos de los Estados Unidos.

Gracias su solidez financiera, la entidad ha aumentado sensiblemente los dividendos en los últimos años, incluyendo un incremento de 17% anunciado en abril de 2014. Las acciones pagan una rentabilidad por dividendos de 2.7% a los precios actuales.

Además, la empresa recompró 61.6 millones de acciones en el cuarto trimestre, y firmó acuerdos de recompra por 14.3 millones, los cuales espera concretar en el primer trimestre de 2015.

Luego de marcar máximos en niveles de 55.7 dólares por acción a finales de 2014, las acciones de Wells Fargo están teniendo un ajuste bajista de corto plazo que muestra una volatilidad considerable para una compañía relativamente estable. En buena medida, dicho ajuste debe interpretarse en el contexto de que la mayoría de los grandes bancos de los Estados Unidos. han tenido un comienzo poco auspicioso en 2015, y Wells Fargo no ha sido la excepción.

La zona de 52.95 funcionó como soporte a lo largo de noviembre y diciembre del año pasado. Sin embargo, los precios rompieron este nivel a la baja y fallaron en su intento de recuperación. Así las cosas, el próximo objetivo bajista puede estar en niveles de 49.9 por unidad, zona que marcó un soporte importante en agosto del año pasado.

En caso de caídas por debajo de ese nivel, puede identificarse un soporte posterior en niveles de 46.7, zona de soporte en abril y octubre de 2014.

En cuanto objetivos ascendentes, una recuperación en firme de la zona de 52.9 podría despejar el camino hacia un nuevo testeo de los máximos del año, en niveles de 55.75.

Al tratarse de máximos históricos para Wells Fargo, una ruptura por encima de ese nivel sería una señal inequívocamente positiva sobre la salud de la tendencia de precios y habilitaría un camino libre de resistencias para subas subsiguientes.

Las acciones de la entidad financiera cotizan a un ratio precio-ganancias de 12,4 veces los resultados del último año, una valuación en línea con la de otras instituciones de alta calidad.

Tenemos un valor estimado de 60 dólares por acción y recomendamos la utilización de stop loss en caso de caídas por debajo de los 45.

fondos@eleconomista.com.mx