Wall Street subió levemente el miércoles, beneficiándose con un buen indicador inmobiliario en Estados Unidos y resultados satisfactorios de grupos de distribución, pero encontrando niveles de resistencia: el Dow Jones ganó 0.12% y el Nasdaq 0.10 por ciento.

Según resultados definitivos de cierre, el Dow Jones Industrial Average avanzó 18.75 puntos a 16,198.41 puntos y el Nasdaq, de dominante tecnológico, 4.48 puntos a 4,292.06 puntos.

El índice ampliado S&P 500 se mantuvo casi estable, arañando 0.04 punto a 1,845.16 puntos. Desde el inicio de la semana flirteaba con su récord de 1,848.38 puntos alcanzado a mediados de enero, sin lograr superarlo al cierre.

" Es el tercer día consecutivo que casi se llega al récord en el S&P 500", subrayó David Levy de Kenjol Capital Management. "Se espera el catalizador que permita hacer subir más alto al mercado".

Los inversores estuvieron alentados el miércoles por un buen indicador del sector inmobiliario: las ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos se recuperaron netamente en enero, subiendo 9.6% en relación a diciembre, cuando los analistas esperaban incluso un descenso del número de operaciones.

Los próximos indicadores importantes serán la publicación el jueves de las cifras de órdenes de bienes durables de enero y las del Producto Interno Bruto estadounidense en el cuarto trimestre al día siguiente.

Pero los operadores escrutarán principalmente el jueves las declaraciones de Janet Yellen, la nueva presidenta de la Reserva Federal ante un comité del Senado.

Mientras, los índices estuvieron ayudados el miércoles "por los grandes nombres de la distribución", destacó el analista Mace Blicksilver.

El mercado obligatorio evolucionó al alza. El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años retrocedió a 2.673% contra 2.701% en la noche del martes y el de los títulos a 30 años a 3.635% contra 3.661% al cierre anterior.

El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.

frm