Wall Street se hundió este jueves por sexta jornada consecutiva por la expansión de la epidemia de coronavirus, y su principal índice, el Dow Jones, cayó más de 1,000 puntos, mientras que el índice S&P 500 registró su mayor caída desde agosto de 2011.

Los índices se dirigían a registrar su peor semana desde la crisis financiera mundial en 2008. El aumento de nuevas infecciones por coronavirus fuera de China aumentó los temores sobre una pandemia.

El Promedio Industrial Dow Jones perdió 1,190.95 puntos, o -4.42%, a 25,766.65 unidades; mientras que el índice S&P 500 cedió 137.63 puntos, o un -4.42%, a 2,978.76 unidades.

El Nasdaq bajó 414.30 puntos, o un -4.61%, para ubicarse en 8,566.48 unidades.

El S&P 500 terminó la sesión un 12% por debajo del récord de cierre que alcanzó el 19 de febrero, marcando su corrección más rápida en sólo seis días de operaciones. El récord anterior fue de nueve días a principios de 2018, según Howard Silverblatt, analista de S&P Dow Jones Indices.

En tanto, el Dow terminó un 12.8% por debajo de su cierre récord del 12 de febrero y el Nasdaq cerró un 12.7% por debajo su máximo de cierre del 19 de febrero.

Si bien la liquidación disminuyó durante parte de la sesión, las pérdidas del S&P se profundizaron rápidamente en las últimas horas de negociación para terminar la sesión con su mayor pérdida porcentual diaria desde el 18 de agosto de 2011.

El índice de volatilidad CBOE, también conocido como el indicador del miedo, terminó cerca de máximos de sesión, al subir 11.60 puntos a 39.16, su nivel más alto desde febrero de 2018.

Con información de Reuters.

kg