Las acciones se derrumbaron el jueves en la Bolsa de Nueva York, con un descenso de más de 2% en el Índice S&P 500, después de una caída de la actividad fabril en Estados Unidos y de una grave advertencia de ingresos de Apple que avivó temores por una desaceleración económica mundial.

La magnitud de la desaceleración de los ingresos de Apple en el trimestre navideño sacudió al sector tecnológico y arrastró a los tres principales índices de Wall Street. El sector cayó 5.1%, su mayor descenso diario porcentual desde agosto del 2011.

Un informe del Instituto de Gerencia y Abastecimiento mostró que la actividad fabril en Estados Unidos sufrió en diciembre su mayor caída desde octubre del 2008, en el peor momento de la crisis financiera. El índice, si bien sigue en terreno positivo, tocó mínimos en más de dos años.

“La desaceleración china era esperada pero el dato de hoy, menor al esperado, tomó a los inversores por sorpresa porque Estados Unidos parecía ser el único puerto seguro en la tormenta”, dijo Sam Stovall, jefe de Estrategias de Inversión de CFRA Research.

“Ahora parece que nuestro crecimiento económico enfrenta obstáculos relacionados con el comercio. A los inversores les preocupa que esto sea una indicación de que las cosas podrían empeorar a partir de aquí y Apple es sólo la punta del iceberg”, agregó.

Las principales automotrices reportaron ventas débiles en Estados Unidos en diciembre, con caídas de 8.8 y 2.7% en Ford Motor Co y General Motors Co, respectivamente. Las acciones de Ford bajaron 1.5%, y las de GM perdieron 4.1 por ciento.

El Promedio Industrial Dow Jones perdió 2.83%, a 22,686.22 unidades, y el Índice S&P 500 cayó 2.48%, a 2.447,89 unidades. El índice NASDAQ Composite perdió 3.04%, a 6,463.50 unidades.

De 11 sectores principales del S&P 500, todos excepto los defensivos bienes raíces y servicios públicos cerraron en terreno negativo. Papeles industriales sensibles al comercio presionaron al Dow Jones, encabezados por Caterpillar Inc, 3M Co y Boeing Co.

En línea

En el segundo día de operaciones del 2019, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) finalizó con una baja de 0.54% y después de registrar un arranque positivo, fue arrastrada por Wall Street ante un aumento en la aversión al riesgo.

En cifras definitivas de cierre, el principal indicador accionario, el S&P/BMV IPC, se ubicó por arriba de 42,044.32 puntos.

Las emisoras que contribuyeron a la baja del mercado fueron: Mexichem, con un retroceso de 3.16%; Walmart, con una baja de 1.95%; Cemex 1.94% y Banorte, con una depreciación de 1.61 por ciento.

En relación con el tipo de cambio, el peso cerró la sesión con pocos cambios con respecto al cierre del miércoles, mostrando una depreciación de 0.20%, o 3.8 centavos, y cotizando alrededor de 19.61 pesos por dólar.