Wall Street se derrumbó el viernes y el Dow Jones perdió más de 1,000 puntos en dos sesiones porque los inversores, preocupados por una potencial guerra comercial entre Estados Unidos y China, se alejaron del riesgo y buscaron protegerse de las pérdidas.

En una sesión volátil, el S&P 500 estuvo a un paso de quedar bajo su promedio móvil de 200 días, un nivel técnico clave. El índice de referencia también se acercó a su mínimo de febrero y quedó un 9.9% por debajo de su récord del 26 de enero.

"Existe el temor por cómo podría ser una guerra comercial. Los inversores quieren gestionar el riesgo. Si aumenta rápidamente, podría ser una gran sacudida para el mercado", dijo Peter Kenny, estratega senior de mercados de Global Markets Advisory Group en Nueva York.

Los planes del presidente Donald Trump para poner aranceles por hasta 60,000 millones de dólares a productos chinos acercaron a las dos economías más grandes del mundo a una guerra comercial, porque China anunció planes para imponer aranceles por hasta 3.000 millones de dólares a importaciones estadounidenses, que incluyen fruta y vino.

El promedio industrial Dow Jones cayó 424.69 puntos o un 1.77%, a 23,533.2 puntos; mientras que el S&P 500 perdió 55.43 puntos o 2.1%, a 2,588.26 unidades. En tanto, el Nasdaq Composite bajó 174.01 puntos o 2.43%, a 6,992.67 puntos.

Los tres índices sufrieron su mayor caída porcentual semanal desde enero de 2016. En la semana, el Dow Jones bajó 5.67%, el S&P 500 perdió 5.95% y el Nasdaq retrocedió un 6.54 por ciento.

El Dow Jones cayó un 11.6% desde su máximo del 26 de enero y tuvo su cierre más bajo desde que confirmó una corrección en febrero.

sector financiero fue el mayor perdedor porcentual del S&P, con un baja de un 3%, luego de una sesión en la que fue golpeado por volátiles rendimientos del Tesoro.