Wall Street cayó este viernes por tercer día consecutivo en medio de temores sobre el sector bancario italiano y la crisis de deuda de Grecia, pero el índice S&P 500 sostuvo su promedio móvil de 200 días, en una señal de que los inversionistas aún ven posibilidades de compra.

El promedio Dow industrial y el índice S&P 500 sufrieron su séptima semana negativa de las últimas ocho. El referencial S&P 500 acumula un descenso de 7% desde su cierre más alto del 2011, a fines de abril.

Los inversionistas temen que el Gobierno de Grecia no logre aprobar un plan de austeridad la semana próxima, lo que podría obligarlo a un incumplimiento del pago de su deuda. El Gobierno se enfrenta a un electorado vehementemente opositor a las medidas de austeridad.

"Ellos (los políticos) no piensan que los mercados financieros son tan sensibles a sus decisiones como en realidad lo son, y existe una preocupación de que en algún lado, algún voto político se vuelva en contra del mercado", dijo Nicholas Colas, estratega de mercado en ConvergEx Group en Nueva York.

El S&P500 continuó a mínima distancia de su promedio móvil de 200 días, una línea que ha sido alcanzada dos veces durante las recientes jornadas y hasta el momento actuó como un trampolín para las acciones. El nivel estuvo a 1,263.47 puntos.

"Toda vez que se pone a prueba un nivel de resistencia o de soporte, se lo debilita", Colas dijo. "Es casi como un trozo de metal. Cada vez que lo golpeas se vuelve más frágil, y esa es la razón por la cual la gente realmente se preocupa a la tercera o cuarta vez", explicó el analista.

Los problemas en la zona euro parecieron intensificarse cuando las acciones de los bancos italianos UniCredit SpA e Intesa Sanpaolo cayeron marcadamente por los temores respecto a sus posiciones de capital. Sus acciones fueron suspendidas brevemente.

El índice de volatilidad CBOE, un termómetro que mide la ansiedad de los inversionistas en Wall Street, subió 9.4%, a 21.10. Algunos analistas dicen que el temor necesita subir aún más antes de que el mercado llegue a un mínimo.

El promedio industrial Dow Jones bajó 115.42 puntos, o 0.96%, a 11,934.58 unidades.

El índice Standard & Poor's 500 cedió 15.05 puntos, o 1.17%, a 1,268.45 unidades.

El Nasdaq Composite perdió 33.86 puntos, 1.26%, a 2,652.89 unidades.

En la semana, el Dow Jones retrocedió 0.58% y el S&P 500 bajó 0.24 por ciento. El Nasdaq, en tanto, ganó 1.39 por ciento.

Las acciones de bancos cayeron por las preocupaciones ante las perspectivas económicas.

El índice bancario KBW perdió 1% y el índice del sector financiero del S&P cedió 0.7 por ciento. El sector ha sido durante este año el de peor comportamiento, con una caída de alrededor de 8 por ciento.

Entre los últimos datos económicos conocidos, los nuevos pedidos de bienes durables en Estados Unidos aumentaron 1.9% en mayo, tras caer 2.7% en abril, ante un fuerte repunte de los pedidos de equipos de transporte.

Las acciones de Oracle Corp cayeron 4.1%, a 31.14 dólares, un día después de que el tercer más grande fabricante de software del mundo reportó resultados decepcionantes. Los números de Oracle avivaron preocupaciones respecto a una mayor desaceleración en el gasto en tecnología.

Las acciones de Micron Technology Inc cayeron 14.5%, a 7.21 dólares, después de que el fabricante de chips de memoria reportó resultados por debajo de las expectativas a última hora del jueves. Un índice de acciones de semiconductores perdió 2.5 por ciento.