Las acciones estadounidenses marcaron su sexta semana de pérdidas consecutivas, el periodo de bajas más largo desde el 2002; el índice Dow Jones perdió el nivel psicológico de las 12,000 unidades, para regresar a niveles de marzo pasado.

Mientras que el Nasdaq borró sus ganancias en el año y también registró su mayor declive semanal desde agosto del 2010 al igual que el S&P 500.

El viernes el Dow Jones terminó en las 11,952 unidades, al caer 1.42%, el S&P 500 retrocedió 1.40% a 1, 270.98 y el Nasdaq 1.53% a 2, 643.73.

De esta manera, en la semana, el Dow cayó 1.6%, el S&P 500 2.2 % y el Nasdaq bajó 3.3 por ciento.

Asimismo, los índices europeos finalizaron el viernes en mínimos de tres meses y también acumularon seis semanas de pérdidas.

La baja puede continuar un par de días más. Hay datos económicos interesantes (...) esos datos van a hacer que el S&P 500 baje un poco más, a 1,255, y ésa va a ser la cúspide como para comprar fuerte, ahí yo creo que puede empezar el repunte , dijo Jorge Lagunas, administrador de portafolio del grupo financiero Interacciones.

INVERSIONISTAS REDUCEN POSICIONES DE RIESGO

Los inversionistas han optado por reducir sus posiciones en activos riesgosos ante la desaceleración que muestra la economía de Estados Unidos y la incertidumbre por los problemas de deuda en la zona euro, especialmente en Grecia.

Las preocupaciones sobre el futuro del crecimiento de la economía global y de las ganancias corporativas se reavivaron después de que los datos de las exportaciones chinas no cubrieran las expectativas de los analistas, lo que golpeó a las acciones de compañías mineras ante la perspectiva de una menor demanda.

Especialistas consideran que la desaceleración en EU continúa asumiéndose como transitoria por dos factores que han afectado el desempeño de la producción manufacturera: los choques externos de Japón y las inundaciones que afectaron algunas regiones de EU.

Sin embargo, hay otros analistas que opinan que los bajos niveles de consumo y empleo son factores de riesgo que pueden hacer que el crecimiento se deteriore aún más.

En lo que a la deuda de algunos países de la zona euro se refiere, en especial Grecia, se espera que en el verano ya exista una solución, la incógnita es cuál será.

Al parecer existen dos caminos, declarar el impago de la deuda, lo que desencadenaría un efecto dominó en el resto de países con problemas (Irlanda, Portugal, España e Italia). El otro sería el de una rápida intervención de Fondo Monetario Internacional y de los organismos europeos para hacer llegar un paquete de ayuda a Grecia y un plan de ajuste fiscal creíble.

Es en este contexto que las pérdidas y los bajos volúmenes de operación en los mercados accionarios se han presentado con una tendencia bajista y con poca volatilidad.

En su reporte semanal Invex Banco menciona: El cierre de posiciones en activos de riesgo y la cautela entre los inversionistas a nivel global serán una constante en las jornadas y semanas porvenir. Esto provocará que los mercados presenten un volumen bajo, con rendimientos negativos por un tiempo considerable, el cual se podría prolongar hasta bien entrado el verano .