Las acciones estadounidenses cerraron con ganancias este jueves, gracias a datos económicos locales y de China mejores a lo esperado, así como por la estabilización del yuan, que ofrecían algo de alivio a unos inversionistas sacudidos por la escalada de la guerra comercial.

En resultados preliminares al término de la jornada de este 8 de agosto, el Promedio Industrial Dow Jones subió 1.43%, a 26,378.19 unidades; el índice S&P 500 ganó 1.88%, 2,938.09 unidades; en tanto, el Nasdaq Composite terminó con un avance de 2.24%, a 8,036.156 puntos.

El S&P 500 hiló su tercer día consecutivo de ganancias, pero se mantiene lejos del cierre en máximos récord de julio.

No obstante durante la jornada, el sector de bienes de primera necesidad recibió presión por el desplome del 15% de los papeles de la firma alimentaria Kraft Heinz Co, después de que retiró su previsión para el año completo y rebajó el valor de varias unidades de negocio en más de 1,000 millones de dólares.

Los mercados se han visto sacudidos esta semana por temores a una escalada de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, tras el desplome del yuan el lunes 5 de agosto, movimiento percibido como una represalia de Pekín a la última amenaza del presidente de Donald Trump de imponer una nueva ronda de aranceles a las importaciones chinas.

El yuan recuperó algo de terreno el jueves, después de que el Banco Popular de China fijó su punto medio oficial por encima de las expectativas de los mercados. Las exportaciones de la segunda mayor economía mundial subieron de forma inesperada, mientras que las importaciones bajaron menos de lo esperado.

En Estados Unidos, un reporte de empleo apuntó a un robusto mercado laboral, rebajando algunos temores de recesión y contribuyendo al alza de los rendimientos de los bonos del Tesoro.

Con información de Reuters.