Históricamente, el mercado de valores estadounidense ha tenido un mejor desempeño en el año posterior a la reelección de un presidente en funciones en comparación con el año posterior a la llegada de un nuevo presidente al cargo, según dio a conocer LPL en una nota publicada por el portal de Business Insider.

Así, desde 1950, el índice S&P 500 de la Bolsa de Nueva York ha tenido un rendimiento promedio de 9.6% en el año posterior a que un presidente gana la reelección, y el mercado ha operado positivamemnte el 71% del tiempo, observó LPL.

La reelección de los presidentes Bill Clinton, Barack Obama y Ronald Reagan arrojó los rendimientos más altos del S&P 500 a un año de la reelección, del 31, 30 y 26%, respectivamente.

“Por lo general, cuando un presidente gana la reelección, significa que la economía está fuerte, por lo que las acciones tienden a tener un buen desempeño”, dijo Ryan Detrick, jefe de Estrategia de Mercado en LPL.

Por el contrario, cuando ha llegado un nuevo inquilino a vivir a la Casa Blanca, el S&P 500 ha rendido en promedio solo 4.8% y fue positivo solo el 50% del tiempo durante el año siguiente.

Las elecciones de los presidentes George H.W. Bush, Barack Obama y John F. Kennedy obtuvieron los rendimientos anuales más altos del 27. 24 y 23%, respectivamente.

Los rendimientos de un año más débiles se produjeron con la elección de los presidentes George W. Bush, Jimmy Carter y Richard Nixon, que arrojaron rendimientos de -13, -12 y -11%, respectivamente.

Si gana Joe Biden la elección de la próxima semana, “podría traer consigo un cambio potencial que podría sacudir el barco y frenar las acciones”, dijo Detrick.

Pero el desempeño del próximo año del S&P 500 podría diferir de la tendencia histórica si el candidato presidencial demócrata Joe Biden gana las elecciones de noviembre, ya que los inversionistas esperan más estímulo y gasto público bajo la presidencia de Biden, dijo por su parte, UBS.

termometro.economico@eleconomista.mx