El índice S&P 500 cerró el viernes con una caída marginal en una sesión volátil, pero los principales índices en la Bolsa de Nueva York terminaron con ganancias semanales por primera vez en diciembre tras jornadas turbulentas en las que las acciones se recuperaron de un prolongado descenso.

Los principales índices entraron y salieron de territorio positivo durante el día, una muestra de la reciente volatilidad, aunque sin los grandes vaivenes de la semana previa.

El Dow Jones terminó con caídas modestas, mientras que el NASDAQ logró una leve ganancia.

Con el año llegando a su fin, inversionistas estarán observando los principales indicadores económicos de Estados Unidos esta semana, entre ellos los del sector manufacturero y empleo.

“Podría ser sólo nerviosismo (...) con otra semana corta que se viene”, expuso Bucky Hellwig, vicepresidente senior de BB&T Wealth Management. “Hay potencial para que se mueva en una dirección u otra. Tenemos datos que llegan esta semana”, agregó.

La sesión del jueves fue marcada por una recuperación en la última hora, que permitió extender el repunte que comenzó el miércoles, cuando los principales referenciales registraron sus mayores ganancias porcentuales diarias en casi una década luego de arrancar la semana con la peor caída histórica en vísperas de Navidad.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 0.33%, a 23,062.40 unidades, y el Índice S&P 500 perdió 0.12%, a 2,485.74 unidades. En cambio, el NASDAQ Composite ganó 0.08%, a 6,584.52 unidades.

En la semana, el S&P 500 subió 2.86%, mientras que el Dow Jones y el NASDAQ ganaron 2.75 y 3.97%, respectivamente. Pese a ello, el S&P 500 va camino a perder más de 9% en diciembre, su mayor caída porcentual mensual desde febrero del 2009.

El repunte de las acciones la semana pasada se dio en momentos en que inversionistas podrían estar pasando a acciones desde bonos.

Inversionistas estadounidenses agregaron 5,200 millones de dólares a fondos en acciones, en el primer flujo neto positivo para dichos activos este mes, mientras que los de bonos tuvieron una salida, según datos de Lipper.

Oro cerca de máximos

Los precios del oro se mantuvieron estables cerca de máximos de seis meses alcanzados más temprano el viernes, apoyado por un dólar más débil, los temores sobre el crecimiento económico global y el caos en los mercados de acciones, que llevaron al metal a su segunda semana seguida de ganancias.

El oro al contado subió 0.3%, a 1,279.17 dólares la onza, luego de llegar a 1,282.09 dólares, máximo desde el 19 de junio. El lingote sumó 1.8% en la semana.

Los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con una ganancia de 0.1%, a 1,283 dólares la onza.

Un panorama más sombrío para el crecimiento económico global, la disputa comercial entre Estados Unidos y China, y la incertidumbre vinculada al Brexit podrían desatar más aversión al riesgo, según Ilya Spivak, estratega cambiario de DailyFx.