Los principales índices de la Bolsa de Nueva York perdieron casi todos sus avances el martes después de que un partido de fútbol entre las selecciones de Alemania y Holanda en Hannover fue suspendido por temores a un ataque.

Los tres principales índices bursátiles en Estados Unidos se movían en terreno positivo después de reportes optimistas de Walmart y Home Depot. Pero revirtieron esas ganancias cuando el partido amistoso en Alemania fue suspendido menos de dos horas antes de su inicio por indicios de un ataque con explosivos cerca del estadio.

Eso se sumó al temor que entre los inversionistas generaron los ataques de la semana pasada en París, que dejaron 129 muertos.

Pese a la caída generalizada del mercado, las acciones de Walmart subieron 3.54% y las de Home Depot avanzaron 4.42% tras desempeños trimestrales saludables.

Los datos de la economía estadounidense pintaron un panorama dispar el martes, con aumentos en los precios al consumidor tras dos caídas mensuales consecutivas, y un descenso en la producción industrial.

El promedio industrial Dow Jones ganó 0.04%, y cerró en 17,489.50 unidades, mientras que el S&P 500 perdió 0.13%, a 2,050.44 unidades. El NASDAQ Composite ganó 0.03%, y terminó en 4,986.015 unidades.

Mayor alza

La Bolsa mexicana anotó el martes su mayor avance diario de las últimas dos semanas, pues los inversionistas decidieron aprovechar oportunidades en acciones líderes como FEMSA, Banorte y Cemex, las cuales habían sido duramente castigadas en las cinco jornadas previas. El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) ganó 1.3% para cerrar en 44,184.65 puntos.

El referente bursátil remontó parcialmente la caída de 3.6% que acumuló la semana pasada, en su peor desempeño para este plazo desde la segunda mitad de agosto.

Por su parte, las acciones europeas subieron con fuerza el martes, ayudadas por alentadoras actualizaciones de proyecciones de ganancias de compañías. Las expectativas de más estímulos monetarios por parte del BCE y el acuerdo preliminar entre Grecia y prestamistas internacionales por ejecuciones hipotecarias también sumaron optimismo.