El S&P 500 cayó el jueves 4 de junio porque los inversionistas tomaron ganancias antes del reporte de empleos del viernes, poniendo fin a cuatro días de alza por la creciente confianza económica.

El Nasdaq se unió al S&P 500 en territorio negativo, mientras que el Dow Jones registró una ganancia nominal.

El Promedio Industrial Dow Jones subió 11.93 puntos, o un 0.05%, a 26,281.82 unidades, el S&P 500 perdió 10.52 puntos, o un 0.34%, a 3,112.35 unidades y el Nasdaq Compuesto bajó 67.10 puntos, o un 0.69%, a 9,615.81 unidades.

"Estábamos bastante sobrevalorados a partir de esta semana", dijo Chris Zaccarelli, director de inversiones de Independent Advisor Alliance, Charlotte, NC. "No es sorprendente ver un retroceso".

Aún así, los tres principales índices han mostrado una notable resistencia desde su caída a finales de marzo, con el Nasdaq, el S&P 500 y el Dow Jones alrededor de un 2%, 8% y 11% bajo sus respectivos máximos históricos de febrero.

"Este mercado ha subido tan rápido que mucha gente dice: 'Voy a sacar un poco de provecho'", dijo Jim Paulson, estratega jefe de inversiones de The Leuthold Group.

Datos económicos mostraron que el número de estadounidenses que solicitaron beneficios de desempleo cayó por debajo de los 2 millones por primera vez desde mediados de marzo, y el desplome de las exportaciones resultó en una ampliación neta del déficit comercial de Estados Unidos.

Se anticipa que el esperado informe de empleos del Departamento de Trabajo del viernes mostrará que la tasa de desempleo de Estados Unidos se disparó a un histórico 19.7 por ciento.

El Banco Central Europeo aprobó un paquete de estímulo que superó las expectativas, casi duplicando el tamaño de su Plan de Compras de Emergencia para Pandemias hasta 1.35 billones de euros.

Su contraparte estadounidense, la Reserva Federal (Fed), se reunirá la próxima semana para su encuentro de política monetaria de dos días.

kg