La Bolsa de Nueva York cerró con indicadores mixtos el jueves, tras una sesión indecisa, mientras no se desvanecen las persistentes amenazas de una guerra comercial.

Su índice estrella Dow Jones subió 0.47% a 24,873.66 puntos; el Nasdaq, de predominante tecnológico, bajó 0.20% a 7,481.74 puntos; y el S&P 500 cedió 0.08% a 2,747.33 puntos. Estos dos últimos habían pasado parte de la sesión en verde.

"Uno de los grandes problemas que le impide al mercado bursátil despegar es la incertidumbre sobre hacia dónde irá la política comercial de Estados Unidos", dijo Ken Berman, de Gorilla Trades.

Desde que Donald Trump anunció los aranceles a la importación de acero y aluminio y se multiplica la información sobre posibles sanciones comerciales contra China, los inversores temen posibles represalias contra las empresas estadounidenses.

Las acciones del fabricante de aviones Boeing, por ejemplo, que podría ser un objetivo de Pekín, bajaron 6.9% desde el comienzo de la semana, después de haber cedido 0.08% el jueves.

El asesor de política comercial estadounidense Peter Navarro confirmó el jueves que pronto se examinarán medidas comerciales contra Pekín en represalia por el "robo de propiedad intelectual". Pero no dio detalles de cantidades o productos que se verían afectados.

"No debemos olvidar que todavía estamos tratando de recuperar el terreno perdido en febrero y si bien el Nasdaq alcanzó recientemente un nuevo récord, el Dow Jones aún tiene un camino por recorrer para regresar a su cima", dijo Phil Davis, de PSW Investments.

En el mercado de la deuda, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años se mantuvo casi estable, subiendo a 2.824% frente a 2.817% el día anterior, y el de los papeles a 30 años quedó en 3.053% frente a 3.057% el miércoles.