Nueva York - Wall Street cerró su mejor tercer trimestre desde el 2010 gracias a que una serie de acciones dispuestas por los bancos centrales provocó un dramático cambio de tendencia en las bolsas globales, pero las señales de una persistente debilidad en la economía hizo retroceder este viernes a las acciones.

El Dow Jones cerró con una caída de 48.84 puntos, o 0.36%, a 13,437.13 unidades.

Mientras que el índice Standard & Poor's 500 perdió 6.48 puntos, o 0.45%, y terminó en 1,440.67 enteros.

En tanto, el índice Nasdaq perdió 20.37 puntos, o 0.65%, y cerró en 3,116.23 unidades.

En todo el tercer trimestre, el índice S&P 500 ganó 5.8%, mientras que el Dow subió 4.3% y el Nasdaq ganó 6.2 por ciento.

Las caídas se ampliaron luego de conocerse que el índice de gerentes de compras sobre la actividad económica en la región central de Estados Unidos cayó más que lo esperado en septiembre.

La cifra final del índice de confianza del consumidor estadounidense elaborado por Thomson Reuters y la Universidad de Michigan también fue menor a la esperada, aunque alcanzó su nivel más alto en cuatro meses.

Un plan para una reforma económica en España había generado un repunte en el mercado el jueves, aunque los resultados de las pruebas de resistencia a los bancos y una revisión de la calificación crediticia española por parte de Moody's -hechos que se conocerán durante el día- podrían acrecentar los desafíos que la nación europea enfrenta para el manejo de su deuda.