La Bolsa de Nueva York terminó en orden disperso el jueves, con el Nasdaq alcanzando un nivel inédito, sostenido por indicadores alentadores sobre la economía estadounidense, mientras que el Dow Jones estuvo frenado por General Electric y la tensión comercial.

Según resultados definitivos de cierre, el Dow Jones Industrial Average cedió 0.10% a 25,175.31 puntos y el Nasdaq, de fuerte componente tecnológico, ganó 0.85% a 7,761.04 puntos.

El S&P 500, de los 500 mayores valores cotizados en la Bolsa de Nueva York, se apreció 0.25% a 2,782.49 puntos.

"El Dow Jones, tanto como el S&P 500, están un poco lentos desde hace varias semanas en relación a las performances del Nasdaq o del Russell 2000 (que agrupa empresas de baja capitalización, NDLR), ambos en sus cimas", remarcó Adam Sarhan de 50 Park Investment.

"El Dow incluye numerosas empresas que son multinacionales o grupos bien implantados que pueden ser sensibles a ciertos elementos como el alza de tasas de interés, el ajuste de políticas monetarias de los grandes bancos centrales o a la posibilidad de una guerra comercial", agregó.

Esta última eventualidad fue reforzada el jueves por la perspectiva de que Washington anuncie el viernes nuevas sanciones contra China.

Los inversores acogieron positivamente la decisión del Banco Central Europeo, que anunció que su vasto programa de compra de deuda terminará a fin de año, pero aseguró también que sus tasas básicas permanecerán bajas hasta fines del verano boreal de 2019.

El mercado obligatorio avanzaba: las tasas de interés sobre la deuda estadounidense a 10 años evolucionaba hacia las 20:15 GMT a 2.936% contra 2.966% en la noche del miércoles y el de los títulos a 30 años a 3.052% contra 3.086% antes.

jum/alb/ja