Los principales índices bursátiles de Wall Street subieron levemente el miércoles 11 de diciembre, después de que la Reserva Federal de EStados Unidos (Fed) mantuvo las tasas de interés estables y señaló que es probable que el costo de los préstamos permanezca sin cambios indefinidamente.

El Promedio Industrial Dow Jones subió 29.37 puntos, o un 0.11%, a 27,911.09 unidades; mientras que el S&P 500 ganó 9.1 puntos, o un 0.29%, a 3,141.62 unidades. El Nasdaq Composite agregó 37.87 puntos, o un 0.44%, a 8,654.05 unidades.

La mayoría de los sectores del S&P 500 cerraron al alza, liderados por los sectores de materias primas y tecnología.

El banco central de Estados Unidos dijo que se espera que el crecimiento económico moderado y el bajo desempleo continúen durante 2020, un año de elecciones presidenciales en el país.

Después de reducir las tasas tres veces este año, la Fed dejó su tasa de referencia en el rango objetivo de entre 1.50% y 1.75%, una decisión ampliamente esperada.

"Estamos viendo una Fed cautelosamente optimista", dijo Karl Schamotta, estratega jefe de mercado de Cambridge Global Payments en Toronto. "El tono visto en el comunicado y las proyecciones sugieren que (...) parece haber suficientes seguros como para evitar una recesión".

Caen precios del petróleo

Los precios del petróleo cayeron casi un 1% el miércoles luego de un aumento sorpresivo de los inventarios de crudo en Estados Unidos, mientras los inversores esperaban para ver si una nueva ronda de aranceles de Washington a productos chinos entraría en vigencia el domingo.

Los futuros del referencial Brent perdieron 62 centavos a 63.96 dólares el barril, mientras que los del West Texas Intermediate (WTI) en Estados Unidos retrocedieron 48 centavos a 58.76 dólares el barril.

Las existencias de petróleo, gasolina y destilados en Estados Unidos subieron la semana pasada, informó la Administración de Información de Energía.

Los inventarios de petróleo subieron 822,000 barriles, lo que se compara con expectativas de los analistas de una baja de 2.8 millones de barriles.

Sin embargo, los inventarios en el centro de acopio y recepción de Cushing, en Oklahoma, bajaron 3.4 millones de barriles la semana pasada, su mayor caída desde febrero de 2018.

"Los datos de inventarios fueron bastante pesimistas si se considera la caída en las tasas de funcionamiento de las refinerías y la baja de la demanda de gasolina", dijo John Kilduff, socio de Again Capital LLC en Nueva York.

La demanda de gasolina "se había mantenido la mayor parte del año, de manera extraordinaria", añadió.

Además, las tensiones comerciales entre Washington y Pekín siguen nublando el panorama de la demanda, mientras se acerca rápidamente el plazo del 15 de diciembre para la entrada en vigor de la nueva ronda de aranceles estadounidenses a las importaciones chinas.

Con información de Reuters.

kg