El índice S&P 500 cerró con una ligera caída el lunes, tras un fuerte descenso de los precios del petróleo que pesó sobre las acciones de energética y contrarrestó un alza de las financieras por las ganancias de Bank of America que reforzaron las expectativas de una fuerte temporada de resultados trimestrales.

El sector energético del S&P cayó un 1.2%, liderando los descensos entre los 11 principales sectores del S&P. Las acciones de Exxon Mobil bajaron un 1% y las de Chevron un 0.9%, lo que las puso entre los principales lastres para el índice referencial.

Los precios del petróleo se hundieron más de un 4% después de la reapertura de puertos exportadores en Libia y porque operadores prevén posibles incrementos de oferta de Rusia y otros países.

Las acciones de bancos subieron y revirtieron las caídas del viernes, cuando JPMorgan Chase, Citigroup y Well Fargo reportaron resultados. El sector financiero del S&P 500 ganó un 1.8%, liderando los avances sectoriales.

Las acciones de Bank of America subieron un 4.3% luego de que las utilidades del banco superaron las expectativas de analistas por menos gastos y un crecimiento de préstamos y depósitos. Las de Goldman Sachs ganaron un 2.2% antes de reportar resultados el martes.

El Promedio Industrial Dow Jones subió 44.95 puntos, o un 0.18%, a 25,064.36 unidades. En cambio, el índice S&P 500 cayó 4.25 puntos, o un 0.15%, a 2,797.06 unidades y el índice Nasdaq Composite perdió 20.26 puntos, o un 0.26%, a 7,805.72 unidades.

Tras el cierre, las acciones de Netflix cayeron más de un 12% en operaciones después de hora luego de que la compañía reportó resultados.

Sesenta compañías de S&P 500 reportarán resultados esta semana. Analistas pronostican que las utilidades en el segundo trimestre se incrementaron un 21.1% respecto del año anterior, de acuerdo a datos de Thomson Reuters.