Los principales índices de Wall Street cayeron este jueves 9 de mayo, antes de las negociaciones comerciales entre Washington y Pekín, aunque recortaron sus pérdidas significativamente después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que aún es posible alcanzar un acuerdo esta semana.

El Promedio Industrial Dow Jones cerró con una caída de 0.54%, para ubicarse en 25,828.36 unidades. En tanto el índice referencial S&P 500 retrocedió 0.30%, a 2,870.72 puntos.

El Nasdaq concluyó la jornada de este jueves con una pérdida de 0.41%, en 7,910.587 unidades.

Las acciones estadounidenses habían perdido más de 1% previamente en la sesión, pero borraron parte de sus pérdidas después de que Trump dijo que recibió una "hermosa carta" del presidente de China, Xi Jinping. Los negociadores se reunirán la noche de este jueves y las conversaciones continuarán el viernes 10 de mayo.

Estados Unidos, sin embargo, no ha retirado la amenaza de subir desde el viernes los aranceles a bienes importados desde China por un monto de 200,000 millones de dólares a un 25% desde un 10 por ciento. Trump también dijo que inició el papeleo para aplicar gravámenes de un 25% a otros bienes chinos valorados en 325,000 millones de dólares.

 Incluso con la posibilidad de que nuevos aranceles entren en vigor, algunos inversores siguen optimistas sobre la posibilidad de que se pueda lograr un acuerdo comercial. Eso limitó las caídas del jueves, dijo John Stoltzfus, jefe de estrategia de inversión en Oppenheimer Asset Management.

Las acciones de los sectores de materiales y tecnología registraron los mayores descensos del S&P 500, con un retroceso de un 0.8% y un 0.7%, respectivamente.

Los títulos de los fabricantes de procesadores, que reciben gran parte de sus ingresos desde China, ampliaron sus caídas y el índice de semiconductores Filadelfia bajó un 1.2%. El índice ha perdido un 6% en la semana y se encamina a su peor desplome porcentual semanal desde diciembre.

El sector también fue presionado por la decepcionante proyección de crecimiento de ganancias de Intel Corp. Las acciones de la compañía cedieron un 5.3% y fueron el peor lastre para el S&P 500.