Las acciones estadounidenses se desplomaban este jueves y los principales índices caían más de 1%, ante un pronunciado descenso del precio del petróleo que intensificó la debilidad de un mercado tambaleante luego de los comentarios del presidente de la Reserva Federal.

Los futuros del petróleo estadounidense caían y el dólar se apreciaba con fuerza luego de que la Agencia Internacional de Energía (AIE) dijo que liberará 60 millones de barriles de crudo de sus reservas estratégicas para ayudar a la economía global.

Las noticias revivieron las preocupaciones sobre la economía y pusieron al mercado otra vez en camino hacia una corrección desde los máximos de mayo del S&P 500, a 1,370 puntos.

Los compradores habían ayudado a que las acciones rebotaran desde mínimos de tres meses en los días recientes, pero han desaparecido al crecer la presión vendedora.

"En el corto plazo, el petróleo sufre una venta masiva tras las noticias de la liberación de las reservas, pero el principal problema acá es la desaceleración económica", dijo James Dailey, gerente de cartera de TEAM Asset Strategy Funds en Harrisburg, Pensilvania.

El promedio industrial Dow Jones bajaba 1.41%, a 11,939.20 unidades.

El índice Standard & Poor's 500 descendía 1.57%, a 1,266.94 unidades.

El índice Nasdaq Composite retrocedía 0.65%, a 2651.93 unidades.

El S&P estaba apenas un par de puntos por encima de su promedio móvil de 200 días, un nivel clave de soporte para las compras.

"El mercado bursátil se ha dado cuenta de que la desaceleración es peor que lo que esperaba, que no se trata solamente de un período débil sino de una desaceleración a largo plazo", señaló Dailey.

El sector energético quedó golpeado tras las noticias de la AIE. El índice S&P del sector caía 2.66%, en tanto las acciones de Chevron Corp bajaban 3.2%, a 97.83 dólares, y eran las de mayor caída del Dow.

Los papeles de Exxon Mobil Corp cedían 2.9%, a 77.51 dólares.

Reflejando la incertidumbre del mercado, el índice de volatilidad CBOE subía 14.5 por ciento.

A las declaraciones de Ben Bernanke del miércoles rebajando el pronóstico de crecimiento de la economía estadounidense, se sumó que los pedidos iniciales de subsidio por desempleo subieron más de lo previsto la semana pasada, sugiriendo pocas mejoras en el mercado laboral este mes.