Las acciones estadounidenses operaban con fuertes bajas la apertura de este lunes y extendían la ola liquidadora iniciada la semana pasada, lastradas por el sector tecnologíco y la depreciación del yuan hasta su menor nivel en una década ante la escalada de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos.

Al comienzo de la sesión, el promedio industrial Dow Jones bajaba 225.78 puntos, o un 0.85%, para colocar su nivel en las 26,259.23 unidades, mientras que el índice S&P 500 declinaba 33.98 puntos, o 1.16%, hasta los 2,898.07 puntos; y el índice compuesto Nasdaq perdía 180.74 puntos, o 2.26%, a 7,823.33 enteros.

Los tres referenciales de Wall Street profundizaban sus declives minutos después de la apertura.

Wall Street cerró la jornada del viernes en rojo, al término de una semana marcada por la escalada de tensión entre Pekín y Washington, el Dow Jones se dejó un 0.37% y el Nasdaq, un 1.32 por ciento.

Autoridades chinas consintieron fuerte depreciación del yuan

Las autoridades económicas de China permitieron que el yuan cayera por debajo del umbral de 7 unidades por dólar para que los mercados pudieran incorporar mejor los efectos de la guerra comercial con Estados Unidos y el debilitamiento de la economía, dijeron este lunes tres fuentes cercanas a las discusiones.

El yuan se hundió el lunes un 1.4% y perforó la barrera de 7 unidades por dólar por primera vez en más de una década, luego de dos días de rangos de cotización más débiles de lo previsto establecidos por el Banco Popular de China (PBOC, por sus siglas en inglés).

Los rangos ligeramente más bajos se fijaron el viernes y el lunes luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que impondría un arancel de 10% a las importaciones de bienes chinos por un valor de 300,000 millones de dólares desde el 1 de septiembre, lo que puso fin abrupto a una tregua de un mes en la guerra comercial.

"Tuvimos discusiones internas serias, incluyendo temas como el momento del anuncio, cómo guiar al mercado y cómo tomar otras acciones en estos aspectos", dijo una fuente de la política cambiaria china a Reuters.

"Los reguladores se resistieron un poco y después accedieron a medias a la idea de permitir que el yuan se desvalorizara pasadas las 7 unidades por dólar", añadió.

El banco central no emitió comentarios sobre el reporte, pero horas antes dijo que estaba confiado y era capaz de mantener al yuan básicamente estable y en niveles razonables.

En un comunicado divulgado en la página web del banco central, el gobernador Yi Gang dijo tarde el lunes que China no utilizaría a su moneda como herramienta para afrontar turbulencias externas como la guerra comercial, ni se involucraría en una devaluación competitiva.

Una segunda fuente de la autoridad monetaria dijo que el descenso del yuan ayudaría al mercado a tranquilizarse después de haber especulado durante más de un año sobre el momento en que la divisa china tocaría las 7 unidades por dólar.

"La depreciación es buena para evitar crecientes riesgos políticos y financieros, como las tensiones comerciales con Estados Unidos", destacó.

Un asesor del Gobierno en Pekín dijo que aunque el banco central se había estado preparando para una depreciación, ésta fue gatillada por el inesperado anuncio de Trump sobre nuevos aranceles.

"Esta no es una táctica del banco central sino que se debe a la decisión de Estados Unidos (sobre los aranceles). La responsabilidad debería estar en el lado estadounidense. El mercado estaba estable antes del anuncio arancelario de Washington", declaró.

erp