Los precios del petróleo cayeron el viernes, pero el Brent sumó su sexta semana consecutiva de avances impulsado por el desplome de la producción en Venezuela, una robusta demanda global y la posibilidad de que Estados Unidos imponga sanciones a Irán.

Los futuros del crudo Brent perdieron 79 centavos, o un 1.0%, a 78.51 dólares el barril. El jueves, el referencial global perforó la barrera de los 80 dólares el barril por primera vez desde noviembre del 2014, pero los inversores anticipan más ganancias debido a las preocupaciones sobre el suministro, al menos en el corto plazo.

El Brent, que ha ganado cerca de 17.5 por ciento desde comienzos de año, ganó cerca de 1.9% esta semana.

Los futuros del crudo WTI de Estados Unidos bajaron 21 centavos, o 0.29%, a 71.28 dólares el barril. El contrato subió cerca de 0.9% en la semana.

Operadores están atentos a la elección del domingo en Venezuela, que podría motivar sanciones adicionales de Estados Unidos si el presidente Nicolás Maduro es reelecto para un mandato de seis años, a pesar de que la oposición ha boicoteado en gran parte el proceso y dos de sus rivales más populares tienen prohibido postular.

El proceso ha sido criticado por Estados Unidos, la Unión Europea y varios países de América Latina.

Sanciones adicionales podrían golpear a los suministros venezolanos, que ya se tambalean por la falta de mantenimiento y la incapacidad de PDVSA de pagar sus cuentas. Recientemente, la compañía decidió cerrar su refinería en Curazao después de que ConocoPhillips confiscó crudo mientras busca cobrar un fallo arbitral por 2,000 millones de dólares.

Barclays dijo que la producción de Venezuela podría caer bajo 1 millón de barriles por día. El país produjo cerca de 1.4 millones de bpd en abril, según fuentes secundarias de la OPEP.

Arabia Saudita, el mayor productor de la OPEP, dijo que buscaría garantizar que el mundo cuente con los suministros adecuados de crudo, luego de que India -un importador clave- expresó su preocupación por la escalada de los precios.

abr