El petróleo subió levemente el lunes en Nueva York influido por los problemas políticos en Irak y la disminución de pozos activos en Estados Unidos.

El barril de light sweet crude para entrega en noviembre ganó 6 centavos y cerró en 51.90 dólares en el New York Mercantile Exchange.

Hacia las 16H00 GMT, el barril de crudo Brent del mar del Norte, para entrega en diciembre, vendía a 57.50 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, o sea, con una baja de 25 centavos respecto a la clausura del viernes.

Andy Lipow, de Lipow Oil Associates, sostuvo que el mercado estuvo sostenido por la crisis entre Bagdad y los kurdos y por nueva caída disminución de los pozos estadounidenses en actividad.

La incertidumbre persiste en el norte de Irak en donde tropas enviadas por Bagdad tomaron el control de la región petrolera de Kirkuk reivindicada por los kurdos independentistas.

"Lo novedad es que se mantenga esa incertidumbre. El mercado pensaba que no duraría pero ahora lleva una semana", estimó Lipow.

El analista observó que el conflicto ha castigado a las exportaciones del Kurdistán. Antes del conflicto por el oleoducto que une Kirkuk con al puerto turco de Ceyhan permitía despachar 550,000 barriles por día y ahora esa cantidad se redujo a 250,000.

Por otro lado, la producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos mostró señales de debilidad cuando por tercera semana consecutiva bajo la cantidad de pozos activos.

"Los productores de petróleo de esquisto se están focalizando más en la rentabilidad que en los volúmenes", dijo Lipow.

"Eso significa que reducirán su producción hasta que comiencen a ganar dinero", indicó de su lado Phil Flynn de Price Futures Group.

abr