Nueva York- El petróleo cayó este lunes, tras una serie de cierres el alza, debido a que la advertencia de funcionarios del G-20 sobre los riesgos de los altos precios del crudo y el alza del dólar ayudaron a contrarrestar el impulso ofrecido por los temores por Irán y potenciales interrupciones en la oferta.

Los ministros de finanzas y banqueros centrales del G-20 dijeron el domingo que estaban alertas a los riesgos de los altos precios del petróleo y discutieron el impacto que las sanciones sobre Irán tendrán en los suministros de crudo y el crecimiento global.

Los funcionarios del G20 dijeron además que recibieron con agrado la creación de un comité de países productores para asegurar los suministros petroleros.

El índice del dólar se fortaleció y el euro cayó frente a la divisa estadounidense, incluso después de que el yen japonés se recuperó de mínimos de nueve meses contra el billete verde.

"El complejo de energía está retrocediendo casi 1% (...) debido en parte al descenso de las acciones y el euro", dijo Jim Ritterbusch, presidente de Ritterbusch & Associates, en una nota.

Los futuros de crudo Brent cerraron con baja de 1.30 dólares, o de 1.04%, a 124.17 dólares por barril.

El Brent aún se dirige a un alza de casi 12% en febrero y acumula un avance de 16% en el año, tras avanzar 13.3% en el 2011, lo que avivó los temores sobre el impacto en la expansión de algunas economías débiles, como las europeas.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York, el crudo para entrega en abril cerró en 108.56 dólares por barril, una baja de 1.21 dólares, o 1.1%, tras operar entre 108.24 y 109.77 dólares.

El crudo estadounidense se encamina a un avance de 10% en febrero y ha subido casi 11% este año, tras ganar 8.2% el año pasado.

Las acciones europeas cayeron, golpeadas por el temor a que el alza en los precios del crudo afecte el crecimiento económico, mientras los problemas de deuda en Grecia siguen poniendo nerviosos a los inversores.

El Parlamento alemán aprobó este lunes el segundo paquete de rescate financiero a Grecia, pese a la creciente inquietud en Alemania sobre la capacidad del endeudado país para poner en marcha dolorosas medidas de austeridad y permanecer en la zona euro.

Las sanciones contra Irán por su programa nuclear recortaron los suministros de uno de los mayores proveedores globales, mientras que los inversionistas temen que una escalada de las confrontaciones en Oriente Medio interrumpan los envíos de otros países del Golfo Pérsico.

ros