El precio del crudo West Texas Intermediate (WTI), para entregas en febrero, retrocedió hoy 1.87 dólares (3.0%) para cerrar en 55.26 dólares por barril, con lo que ha acumulado una caída de 48% en los últimos seis meses.

La baja sucedió luego de que ministros de países miembros de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) defendieran su decisión de no reducir su producción con el fin de apuntalar los precios.

Ali Al-Naimi, ministro del petróleo de Arabia Saudita, aseveró incluso que la OPEP podría aumentar su producción si un cliente más entrara en el mercado. Aseveró por otra parte que considera que la baja de precios es temporal.

La OPEP se ha mostrado renuente a recortar la producción porque ha asegurado que no está dispuesta a perder participación de mercado, y debido a que responsabiliza por la baja en los precios a países ajenos a su organización.

La caída de los precios internacionales de crudo ha sido favorecida por las mayores producciones de países como Estados Unidos y Libia, además de que ha sido alentada por una menor demanda internacional de hidrocarburos.

mfh