Los precios del petróleo abrieron en ligera alza el martes en Nueva York, tratando de rebotar tras una caída y especialmente después de un mal debut del año por una sobreoferta persistente y temores sobre la demanda.

Hacia las 14H00 GMT, el precio del barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en febrero ganaba 69 centavos a 32.10 dólares en el New York Mercantile Exchange (Nymex), luego de perder casi dos dólares en la víspera, al caer a su nivel más bajo en 12 años.

La abundancia de crudo, que deprime el mercado desde hace varios meses, provocó a las 06H30 GMT una caída del crudo Brent a 30.43 dólares.

NOTICIA: Miembros de la OPEP piden reunión extra ordinaria

Las cotizaciones, que llegaron a 100 dólares el barril en junio de 2014, han perdido más de 30% solamente en 2015, y 15% suplementario desde principios de este año. Y amenazan, según ciertos analistas, con seguir cayendo.

"Estamos en plena zona de incertidumbre, Nadie sabe hasta donde puede llegar la caída" explicó a la AFP Christopher Dembik, analista de Saxo Banque.

"Hace algunos meses, el umbral de los 30 dólares parecía completamente improbable. Hoy, ya está casi al alcance. Por lo tanto, puede seguir descendiendo" añadió.

NOTICIA: Analizan si éste es el mejor momento para ir a Bolsa

Esta depreciación reduce los beneficios de la industria petrolera, obligada a suprimir empleos, como el gigante británico BP que anunció este martes que prescindirá de 4,000 empleados en todo el mundo antes de fines de 2017.

También afecta a los presupuestos de los países productores: los Estados más dependientes de su oro negro están obligados a dolorosas curas de austeridad, como Venezuela en plena crisis política o la opulenta Arabia Saudita, pasando por Rusia o Argelia.

Las miradas críticas se dirigen cada vez con más insistencia hacia Arabia Saudita. En efecto, Riad es acusada de inundar a propósito el mercado para preservar sus cuotas en el mismo, defendiéndose así de los productores de petróleo y gas de esquisto estadounidense, y de Irán que volverá al mercado con sus exportaciones de petróleo una vez sean levantadas las sanciones internacionales contra Teherán.

frm