El precio del petróleo perdió terreno el lunes luego del acuerdo de principio alcanzado entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus socios para aumentar la producción de oro negro y por el incremento de las hostilidades entre Washington y Pekín.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en agosto terminó a 74.73 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE), en baja de 82 centavos en relación al viernes.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de "light sweet crude" (WTI) con la misma entrega perdió 50 centavos cerrando a 68.08 dólares.

Tras una semana de tensiones por las reticencias de Irán, los socios petroleros de la OPEP, incluida Rusia, respaldaron el sábado la decisión del cártel de aumentar su producción de crudo en cerca de un millón de barriles diarios.

La cifra es algo menor que lo esperado por los analistas, razón por la cual los precios habían subido el viernes.

Pero el lunes "el mercado comprende que la oferta de petróleo en el mercado mundial debería aumentar", subrayó Andy Lipow de Lipow Oil Associates.

Rusia y Arabia Saudita insistieron el sábado en que los países que pueden aumentar su producción compensarían la de los socios que no logran alcanzar sus cuotas, como Venezuela.

El mercado petrolero también estuvo el lunes "bajo presión por los crecientes temores relacionados con la tensión entre Washington y Pekín, que sacudió al mercado bursátil y despierta inquietudes sobre una eventual desaceleración de la economía mundial que frene la demanda de crudo", señaló Lipow.

El barril de WTI limitó sus pérdidas a causa de "temores de perturbación de la producción canadiense", subrayó Phil Flynn, de Price Futures Group.

Por su parte, la producción en la mina de arenas bituminosas Syncrude fue interrumpida hace unos días por un desperfecto eléctrico y no debería reactivarse hasta fines de julio.