El crudo de referencia West Texas Intermediate (WTI), para entregas en febrero, bajó hoy 58 centavos (1.1%) y quedó en 52.69 dólares por barril, con lo que terminó en terreno negativo por sexta semana consecutiva.

Durante la semana de cuatro días, tras la suspensión de operaciones del mercado el 1 de enero, el precio del crudo WTI acumuló una caída de 3.8%, con lo que registró su cotización más baja desde abril de 2009.

El retroceso de este viernes se produjo luego que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, reveló que la institución a su cargo contempla iniciar una etapa de compras de bonos de deuda de gobierno con el fin de frenar la deflación que afecta a Europa.

El mercado energético resultó afectado además ante las señales de un alza en la oferta de crudo de países como Irak y Rusia, así como por una débil actividad manufacturera en China, Europa y Estados Unidos.

El Instituto para la Administración del Abasto (ISM, por sus siglas en inglés) informó este viernes que la actividad del sector de la manufactura en Estados Unidos disminuyó en diciembre, con lo que su ritmo de expansión se ubicó en su menor nivel desde junio pasado.