Los precios del petróleo cotizado en Nueva York continuaron su descenso el viernes ante el eventual retorno al mercado del crudo libio y a un informe semanal mixto sobre reservas petroleras en Estados Unidos.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en febrero, que ya había perdido cerca de 3 dólares el jueves, cedió 1.48 dólares, cerrando a 93.96 dólares.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en febrero terminó a 106.89 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE), en baja de 89 centavos en relación al jueves, cuando perdió 3.03 dólares.

"Este repliegue fue desencadenado por el potencial retorno al mercado del petróleo libio", explicó Matt Smith de Schneider Electric refiriéndose al WTI.

El jueves las autoridades de Libia anunciaron que la actividad en el campo de al-Charara, en el sur de Libia, donde se extraen en tiempo normal 330,000 barriles diarios, se reanudaría en 2 o 3.

Luego del fuerte descenso de los precios el jueves provocados en gran parte por esta información, "el mercado no logró recuperarse en la apertura" del viernes, subrayó Matt Smith. "Encima llegó el informe más bien bajista" del departamento de Energía (DoE) estadounidense.

A primera vista, el anuncio de una baja 7 millones de barriles en las reservas de crudo, tres veces mayor que lo previsto, podría haber hecho subir los precios, dado que es una señal de incremento de la demanda de oro negro.

Pero varios observadores imputan esta fuerte baja a consideraciones fiscales de fin de año y anticipan un incremento de las reservas de crudo a partir de la semana próxima.

Principalmente porque el informe del DoE también da cuenta de un aumento de los stocks de productos destilados de 5 millones de barriles, sorprendiendo a los analistas, que esperaban por el contrario un descenso y de un alza de las existencias de gasolina registraron un alza de 800,000 barriles.

"Eso significa que la demanda de productos refinados ha caído drásticamente, probablemente a causa de las vacaciones" de fin de año, subrayó Smith.

Paralelamente, la oferta no parece reducirse en el país: según el DoE, Estados Unidos produjo unos 8.1 mb la semana pasada, un nivel récord desde setiembre de 1988.

frm