El metal preciosos subió el martes, aunque se mantuvo por debajo del máximo en siete meses y medio de 1,200 dólares la onza que alcanzó el día anterior, animado por la aversión al riesgo en un escenario con volatilidad en los mercados bursátiles y un dólar débil.

Temores a que la economía global pueda caer en recesión y preocupación por las perspectivas de los bancos golpearon a los mercados de acciones por tercer día seguido, ayudando a que el oro acumule un alza de más de 7% desde el comienzo de la semana pasada porque los inversionistas buscan un refugio seguro.

El dólar cayó hasta un mínimo de casi cuatro meses frente a una canasta de monedas, respaldando aun más los precios del oro.

En las últimas operaciones, el oro al contado avanzó 0.1%, a 1,192.30 dólares la onza, quedando por debajo del máximo de sesión, a 1,198.90 dólares, y el de siete meses y medio tocado el lunes a 1,200.60 dólares.

El oro para abril en Estados Unidos ganó 70 centavos, a 1,198.60 dólares la onza.

La fuerte demanda de activos seguros quedó evidenciada el martes, cuando el rendimiento de los bonos referenciales japoneses a 10 años pasó a negativo por primera vez el martes.

La débil demanda en Asia, ya que los mercados en China están cerrados esta semana por el feriado del Año Nuevo Lunar, también impidió que los precios del oro subieran un poco más.

Los mercados estarán atentos en busca de pistas sobre la política monetaria estadounidense, cuando la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, comparezca ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes el miércoles y el jueves.

Desconfianza

Por su parte, los precios del cobre cayeron el martes a mínimos de dos semanas, debido a que el desplome de las acciones minó la confianza sobre el crecimiento global, en una jornada de bajo volumen de operaciones por un feriado en China y mientras el mercado espera pistas sobre perspectivas de la demanda en ese país.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres perdió 2.2%, a 4,508 dólares por tonelada. El precio del metal usado en la construcción y la energía tocó un mínimo de sesión de 4,467 dólares por tonelada.

Según operadores, la caída de los precios de las acciones es considerada una señal de problemas para la economía global.

China, que registra casi la mitad del consumo mundial de cobre, estimado en 22 millones de toneladas este año, comenzó el lunes su feriado de una semana por el Año Nuevo Lunar.

Tendremos que esperar a ver qué pasa cuando vuelvan tras el feriado en China) , dijo la analista Vivienne Lloyd, de Macquarie.