Las acciones de las aerolíneas mexicanas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) presentan desempeños opuestos en lo que va del 2019.

Por un lado, los títulos de Volaris tienen el mejor desempeño de la plaza bursátil, ganando 65.74%, a 17.37 pesos. Por el contrario, los de  Aeroméxico pierden 19.77%, a 17.81 pesos, resultado de factores operativos y situaciones coyunturales.

Roberto Solano, analista en Monex, dijo que el desempeño de las acciones de Aeroméxico ha sido afectado por el aumento en el precio de la turbosina, al verse presionada la rentabilidad de la emisora.

Marco Montañez, analista en Vector casa de Bolsa, mencionó que en el primer trimestre del año la pérdida neta de Aeroméxico fue de 1,271 millones de pesos, como consecuencia de un aumento de 2.9% en gastos totales de operación por el alza en la turbosina y por la depreciación del tipo de cambio.

En cambio, Volaris superó las expectativas de los analistas, reportando un crecimiento en la utilidad operativa de 26 millones de pesos y un incremento en flujo operativo (EBITDA) de 83.3%, a 1,545 millones de pesos, pese al aumento del combustible y a la depreciación de la paridad cambiaria.

Según Montañez, el alza en el precio de las acciones de la aerolínea de bajo costo es resultado de su modelo de negocios. “Las aerolíneas de bajo costo generan buenas rutas, nuevas opciones, incrementando la demanda”.

Suma negativa

“A Aeroméxico también le ha pegado el caso de los aviones Boeing 737 MAX 8”, refirió el analista.

En marzo anunció la suspensión de seis equipos de su flota Boeing 737 MAX 8, luego de que se presentara el segundo accidente con dicho modelo. Esa decisión no sólo se ha traducido en una baja de más de 3% en el precio de su acción desde el 11 de marzo, sino en un menor número de asientos disponibles.

Además, el lunes pasado la Secretaría de Comunicaciones y Transportes anunció la apertura de una investigación para determinar posibles sanciones contra la aerolínea por el retraso del vuelo de Ciudad de México a Mexicali en el que viajaba la exsecretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Josefa González Blanco Ortiz Mena.

Ello hizo que el valor de los papeles de la emisora cayera el martes 5.66%, a 17.82 pesos por unidad.

Pese a la caída este año de las acciones de Aeroméxico, el consenso de analistas que le da seguimiento a la emisora presenta un precio objetivo para fin de año de 28.20 pesos, equivalentes a un retorno de 58.25 por ciento.

Aeropuertos, con posibilidad de crecimiento

Pese al desacelerado crecimiento en el tráfico de pasajeros y en la cotización de sus acciones que ha presentado el Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur), analistas consideran que sus papeles podrían ganar hasta 16.35% para finales del año.

Los analistas en Signum Research tienen un precio objetivo para la emisora de 357 pesos, equivalentes a un crecimiento potencial de 15.38%; mientras que para Monex la emisora ingresó a su listado de empresas favoritas con un precio objetivo para 2019 de 360 pesos, un aumento esperado de 16.35 por ciento. “Asur tiene retos, pero también aspectos positivos. Colombia es un activo que genera favorable crecimiento y reportará  mayor retorno en términos de margen EBITDA”, destacó Roberto Solano, analista del sector en Monex.

En el caso de Puerto Rico, el estratega recordó que Asur viene de una afectación por el Huracán María desde el 2017, el cual generó una contracción en el tráfico de pasajeros.

Monex estima que la compañía crecerá sus singresos en 7.6%; mientras que el incremento en el flujo operativo EBITDA se espera sea de 9.2 por ciento.

En el año sus papeles han crecido 4.45% a 309.41 pesos, dato que contrasta con sus dos pares del sector. Por un lado, el Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA) se corona con el mejor desempeño al crecer 36.43% a 119.20 pesos; seguida del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) con un retorno de 24.35% a 192.51 pesos.

El buen desempeño bursátil de la operadora del aeropuerto de Monterrey, de acuerdo con analistas, se debe a que las expectativas en el tráfico de pasajeros han resultado ser mejores a las estimadas, aun considerando la base comparativa difícil de los últimos tres años. Y, por otro, los resultados operativos. (Estephanie Suárez)

[email protected]