“No podemos seguir postergando la inversión”, mencionó Enrique Beltranena, presidente ejecutivo de Volaris, sobre su decisión de visitar el mercado de deuda de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Pese a que el mercado mexicano refleja una desaceleración por temas de incertidumbre, el directivo dijo que, tras realizar una evaluación, se tomó la decisión de colocar deuda en el mercado local por el bienestar de la situación financiera de la aerolínea, además de que la compañía presenta solidez financiera.

“Hay elementos donde creo que la empresa participa en el riesgo, es decir, un riesgo medido. El primero son los números que hemos estado produciendo en los últimos cuatro trimestres”, explicó Beltranena.

El viernes pasado, Volaris dio el timbrazo conmemorativo por la colocación de 1,500 millones de pesos en certificados bursátiles fiduciarios de largo plazo, misma que se encuentra bajo el amparo de un programa por hasta 3,000 millones de pesos.

Un 2018 complicado por temas de rentabilidad, hizo que el precio de la acción de Volaris perdiera más de 33% de su valor al término del año.

Hoy, el valor de sus títulos acumula un retorno de 78.33%, a 18.69 pesos por unidad, al cierre del viernes de la semana pasada.

En este sentido, el presidente de Volaris mencionó que aún no está satisfecho con los niveles actuales, ya que tiene un objetivo en mente.

“El precio de la acción no me gusta. El consenso tiene un precio objetivo que es el que yo quisiera obtener”, afirmó en entrevista.

De acuerdo con el consenso de especialistas que dan seguimiento a la aerolínea de ultrabajo costo que cotiza en BMV, se espera que el valor de los títulos de la emisora llegue a 22.43 pesos para fin de año. Este nivel representa un potencial de alza de 18.94 por ciento.

Lo anterior es respaldado por el nivel de rentabilidad que, a decir del presidente de la empresa, se ha revertido, como consecuencia de la estrategia de revertir los costos.

[email protected]