El proceso de reestructura de tres de las desarrolladoras de vivienda que cotizan en la Bolsa mexicana (GEO, URBI y Homex) ha sido más que tortuoso.

La difícil situación financiera que padecen afectó la construcción de vivienda el año pasado y el sector se contrajo poco más de 10%, representando hasta 30 puntos base del Producto Interno Bruto, destacó Alejandro Valenzuela.

De acuerdo con el director general de Grupo Financiero Banorte se continúa en el proceso de reestructura de las empresas que fueron emblemáticas para el sector de vivienda del país.

Hemos podido rescatar muchas de las garantías que eran de hecho y derecho ejercitables, pero lo importante es que el sector vuelva a tomar vuelo , agregó el directivo.

Luego de aclarar que se provisionaron las pérdidas por los créditos otorgados, explicó que las empresas le deben a Banorte, alrededor de 6,000 millones de pesos.

Valenzuela explicó que 85% de las tierras recuperadas como garantías están dentro de los polígonos que indicó el gobierno federal y serán aptas para desarrollar vivienda.

Sin embargo, reconoció que es difícil en este momento darle un valor certero a las garantías, ya que no se sabe cuánto costarán las tierras en el tiempo.

Las valuamos a un valor mínimo, si no es que cero , aceptó el directivo.

REORDENANDO AL SECTOR

Alejandro Valenzuela se dijo esperanzado de que el proceso de convenio con las empresas esté cerca, pero hasta que no se logre el concurso mercantil no se terminan las negociaciones.

Se mostró confiado en que se buscará que sean viables de nuevo y recordó lo que pasó con la Comercial Mexicana, que tuvo grandes problemas, pero salió adelante y ahora está en un proceso de reactivación.

Recordó también el caso de Mexicana de Aviación, que representó un quebranto para el banco en el que no hubo forma de recuperar los recursos prestados.

Detalló que se están ordenando los activos que tienen las vivienderas, que emitieron bonos, instrumentos financieros que se tienen que ordenar para llegar al concurso mercantil, que es el objetivo final.

Tenemos que ordenar a todos los deudores para ver la reestructura y que las empresas tengan posibilidades de salir adelante , refirió.

Los acreedores, agregó, se tienen que poner de acuerdo en la forma de darle viabilidad a la compañías y estamos en el proceso final de reordenar algunas cosas.

Creo que probablemente GEO y Homex saldrán primero y luego URBI encontrará el camino , manifestó.

eduardo.huerta@eleconomista.mx