“Si pudieras ver lo que veo, no vendes ni una acción. El potencial de negocio de Vinte es enorme”, sostiene Sergio Leal, fundador de la viviendera,  luego de referir la caída de 3.11% que ha registrado el precio de la acción desde su salida a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

En septiembre del 2016, la empresa colocó en bolsa entre inversionistas locales y extranjeros 24.5% de la empresa y ofertó en 26.32 pesos cada título.

Después de un año, el precio de las acciones de la emisora ha descendido a 25.50 pesos. Esto a pesar del buen desempeño que ha logrado como empresa, pues desde que se hizo pública ha reportado un crecimiento de 22 por ciento.

“La acción subirá en su momento, no es algo que me mortifica. Estoy concentrado en crecer a doble dígito e incrementar la utilidad neta por acción 19%”, confió.

abre la cartera

Para este año, Vinte alista inversiones por más de 3,000 millones de pesos, con los que se generarán más de 42,000 empleos.

Leal señaló que está en marcha el desarrollo de cuatro proyectos, que sumarán 4,000 viviendas en el Estado de México, Hidalgo, Nuevo León y Quintana Roo.

Lo anterior pese al entorno en el que se elegirá a un nuevo presidente, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ciclo de alzas en las tasas de interés y creciente inflación, que en el 2017 alcanzó su mayor nivel en 17 años, para cerrar en 6.77 por ciento.

“Cuando una acción no sube ni baja, cuando tienes el justo medio y te das cuenta de que la gente no está vendiendo, quiere decir que le está apostando a crecer”, agregó.

“Yo no estoy jugando a que la acción suba, yo estoy jugando a generar patrimonio de Vinte y a generar patrimonio de mercado, algún día se reflejará en el precio de la acción”.

será rentable

Sergio Leal, quien por más de 15 años ha estado al frente de la compañía, es optimista y tiene confianza en la rentabilidad del negocio, en un sector que en este sexenio se ha enfrentado a cambios en las políticas públicas de vivienda y a la reducción gubernamental de los subsidios a la vivienda.

“Vinte está echado para adelante porque nos preparamos para esto”, enfatiza.

“No es el sector vivienda, es una empresa que ha logrado en 15 años un producto que genera plusvalía y patrimonio para los clientes. La gente que compró una casa hace 15 años hoy la puede vender 300% más cara”, subrayó.

La desarrolladora produce 5,000 viviendas y por cada una obtiene 13% de rendimiento, porcentaje por arriba del sector que en promedio se ubica en 8 por ciento.

Vinte,  que tiene como socio al Banco Interamericano de Desarrollo, el año pasado colocó un bono por 500 millones de pesos en la BMV. Con ello tiene aseguradas sus necesidades de financiamiento al 2022, explicó Leal.

“Cuando me hablas de tasas por un tema del TLCAN o de las elecciones realmente no me impacta y cuando me hablas del producto la gente me está comprando porque tengo una marca”, aseveró.

tiene claro su negocio

Las viviendas que Vinte produce las coloca en 30% entre los derechohabientes del Infonavit, la institución hipotecaria más grande del país; otro 20% entre los del Fovissste; en 35% con hipotecas bancarias y el restante 15% con otro tipo de financiamiento.

Su enfoque es hacia el desarrollo de vivienda del segmento medio y residencial, en menor proporción en el sector social, con precios que rondan 400,000 a 2 millones de pesos.

Como parte de su plan de negocios de este año, buscará producir 15% de vivienda de interés social, debido a la caída en la oferta como consecuencia de la reducción de los subsidios. Incluso, ha iniciado dos proyectos para ese propósito, uno en el Estado de México y otro en Hidalgo.

“Los segmentos de interés social con precios de 400,000 a 600,000 pesos se están quedando sin oferta porque el sector dependía 100% de los subsidios y ahora que se han recortado los desarrolladores empiezan a hacer menos vivienda social y se están moviendo hacia la media”, explicó.

Ante el cambio sexenal, el empresario originario de Mexicali, Baja California, pide reglas claras para operar en un sector al que le lleva alrededor de dos años y medio concluir con un proyecto de vivienda.

“Si hay reglas claras en seis años, el sector puede planear sin meter contradicción. Cada vivienda tarda seis meses en producirse y 24 en autorizarse, 30 meses para un desarrollo”, expresó Sergio Leal.

Los papeles de la desarrolladora se apreciarán 23% este año

Analistas estiman que las acciones de Vinte en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tendrán un rendimiento de 22.9% para este año, luego de fijar un precio objetivo para el 2018 de 31.33 pesos por unidad, en promedio.

Información de Reuters muestra que de tres analistas que le dan cobertura a la desarrolladora de vivienda, uno recomienda Compra, otro Mantener y uno tiene una postura Neutral para la inversión en las acciones de la emisora.

Hasta la sesión de este miércoles, los papeles de la emisora se negociaron en 25.50 pesos por unidad en la BMV.

Actinver Casa de Bolsa tiene a Vinte entre sus emisoras “favoritas” para 2018. Ello porque registra el “EBITDA y utilidad neta por vivienda vendida más alta del sector, con 156,000 y 96,000 pesos, respectivamente”.

Su estrategia está enfocada en “maximizar la rentabilidad”.

Por su parte, un análisis de UBS destaca la baja dependencia de la compañía en los subsidios a la vivienda. Tan sólo en el tercer trimestre del 2017, de las 1,150 unidades vendidas, sólo 3.3% se colocó con un subsidio, mientras que en el mismo trimestre del año previo éstas representaron 9.7 por ciento.

La reducción en el presupuesto de subsidios del gobierno federal entre el 2016 y el 2017 fue de 4,760 millones de pesos, o 43.3%, menor al presupuesto del 2015.

La emisora ha desarrollado más de 28,000 viviendas en cinco estados del país. Al tercer trimestre, las casas vendidas se colocaron a un precio promedio de 641,000 pesos.

[email protected]