La inmobiliaria Vinte será una emisora recurrente de deuda sustentable para  seguir desarrollando viviendas con beneficios ambientales y sociales, dijo el director de Finanzas de la compañía, Domingo Valdés.

Tras haber colocado el primer bono sustentable del sector de vivienda en América Latina, el pasado 29 de agosto por 800 millones de pesos, el responsable de las finanzas de la emisora destacó el interés de los inversionistas por participar en instrumentos con un enfoque responsable con el entorno.

Aseguró que la sobredemanda de 50% registrada con la venta de certificados bursátiles de Vinte fue por el enfoque sustentable, pues se tuvo una postura de 1,200 millones de pesos frente a los 800 millones de pesos que recabaron.

La oferta de deuda sustentable fue tomada por 15 inversionistas, como afores, aseguradoras, banca de desarrollo y privada. Entre los tomadores del papel estuvieron inversionistas que habían participado en otras colocaciones como en la oferta pública inicial (IPO) del 2016 y en emisiones de deuda.

“Vinte va a ser un emisor de deuda sustentable, ya no van a voltear a la deuda café. Colocamos un programa por 2,000 millones de pesos pensando que en el mediano plazo podemos volver a colocar y de hacerlo lo haríamos sustentable de nuevo, y por la respuesta de los inversionistas, definitivamente lo volveríamos a hacer probablemente ver las siguientes mediante un efecto con una menor tasa de interés”, comentó .

El directivo explicó que el uso de los recursos de un bono sustentable tiene que cumplir con dos componentes, uno es el beneficio verde y, otro social o con la comunidad. Lo cual, dijo, es la base de su modelo de negocio, pues en los últimos 15 años han construido y escriturado 35,000 viviendas con ese enfoque.

Aseguró que actualmente cuentan con reserva de tierra y proyectos que se traducirán en otras 35,000 viviendas que serán sustentables.

Comentó que los 800 millones de pesos recaudados con la emisión sustentable son suficientes para las necesidades actuales de financiamiento de la compañía, pues usarán parte de ellos para fondear la construcción de 100 viviendas bajo el modelo de casa híbrida-cero gas  y producir la energía que sus ocupantes necesitan para cocinar y bañarse.

Vinte tiene actualmente 22 proyectos en marcha.

“El uso de los recursos es para dar continuidad a los proyectos que cumplen con los criterios verdes y sociales, no vamos a incrementar nuestro número de viviendas a construir; simple y sencillamente habrá continuidad en los proyectos con mucha certeza”, dijo Domingo Valdés.

La firma invirtió más de $11,000 millones en este sexenio

Vinte ha hecho inversiones por 11,149 millones de pesos en el país durante el sexenio que está por terminar, de acuerdo con cifras de la empresa.

Entre el 2012 y el 2017, las inversiones ascendieron a 9,500 millones de pesos, mientras que en el primer semestre de este año fueron de 1,649 millones.

Durante el periodo, logró crecer en utilidad neta a una tasa anual compuesta de 16.1%, mientras que los ingresos se elevaron 12.3% y las viviendas escrituradas en 10.5 por ciento. Todo ello se tradujo en la creación de 2,236 empleos directos hasta el cierre del año pasado.

“Fue un sexenio en el que el gobierno buscó que los desarrolladores hagamos bien las cosas. Como efecto se redujo la oferta, aunque Vinte la incrementó”, dijo en entrevista el director de Finanzas, Domingo Valdés.

Sobre las expectativas del gobierno federal entrante en México, destacó el impulso que planea para el sector vivienda.

Fue en este sexenio cuando la compañía llevó a cabo la Oferta Pública Inicial (OPI) de acciones en la Bolsa Mexicana de Valores, con la que colocó 24.5% de su capital social, obteniendo recursos por 1,220 millones de pesos. El precio de venta cada acción fue de 26.32 pesos, actualmente se negocian en 26.7 pesos.

“A pesar de noticias del sector, como el aumento en las tasas de interés, la acción de Vinte se ha mantenido en su precio de inicio en la BMV y eso es señal de que los inversionistas no la están vendiendo; (Además) llevamos dos años entregando dividendos como empresa pública con un retorno de 4.5% anual que compensa a la acción”, expuso Domingo Valdés.

Agregó que con los recursos de la OPI hicieron inversiones adicionales que están produciendo flujos operativos positivos. Una de ellas fue la compra de Adocsa a la constructora ICA. Este proyecto de vivienda del segmento residencial se ubica en Querétaro. (Judith Santiago)

[email protected]