Vinte, la desarrolladora de vivienda, emitirá un bono verde internacional en la Bolsa Mexicana de Valores, para financiar el desarrollo de viviendas bajo el nuevo concepto de casa híbrida cero gas, la única de su tipo a escala mundial.

Durante la presentación del prototipo, el director general de la compañía, Sergio Leal, dijo que no hay precedente de una vivienda híbrida de alrededor de 22,000 dólares o 470,000 pesos en el mundo, apoyadas por un fondo tripartita como el Infonavit o el Fovissste.

El plan de Vinte para los próximos siete meses es construir 100 casas con esta tecnología en Tecámac, Estado de México, para entrega en enero y febrero del 2019.

Para finales del próximo año, la oferta aumentará de acuerdo con la demanda que se registre en los seis estados en donde opera: Puebla, Hidalgo, Estado de México, Quintana Roo, Querétaro y Nuevo León.

Leal explicó que para desarrollar las casas híbridas cero gas van a recurrir a líneas de crédito “ecológicas” que tienen contratadas con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, además del bono verde internacional que planean colocar por un monto que aún no ha sido revelado.

Explicó que con esta nueva línea de negocio sus márgenes financieros y utilidad se mantendrán sin mayores movimientos porque el precio de venta de las viviendas se mantuvo si incrementos.

Confió en que habrá un impacto positivo por la preferencia de sus clientes hacia este tipo de servicios de valor agregado. La casa híbrida  está equipada para asegurar un ahorro mensual de alrededor de 5 a 6% del ingreso familiar y reducir de manera anual hasta media tonelada de dióxido de carbono porque está diseñada para no usar gas y producir la energía que sus ocupantes necesitan para satisfacer necesidades básicas, como cocinar y bañarse.

“Estamos ofreciendo un producto a un segmento que está creciendo mucho que es la familia pequeña que representa 30% del mercado actual (...) y que puede crecer hasta 50% (...) la casa está cambiando y tenemos que usar la tecnología para ahorrarles el gasto a las familias pequeñas”, sostuvo.

Las viviendas son del segmento de interés social de 55 a 60 metros cuadrados, con dos recámaras y un baño. Están enfocadas más hacia los millennials que viven solos, parejas jóvenes sin hijos, madres solteras y hasta adultos mayores.


judith.santiago@eleconomista.mx