La victoria de Donald Trump en la elección presidencial de Estados Unidos y la falta de claridad relacionada con aspectos de políticas futuras en ese país, crean diferentes grados de incertidumbre sobre las calificaciones; dice Fitch Ratings en su reporte: Trump’s Election Raises Global Uncertainties; Trade, Foreign Policy Switches Could Have a Sizeable Impact .

El documento señala que, en el corto plazo, es improbable que ocurran cambios significativos en las evaluaciones debido a las elecciones. Sin embargo, modificaciones en las políticas de EU pueden tener implicaciones globales debido a que es el país con la economía más grande a nivel mundial y a su poder preeminente en términos diplomáticos y militares.

Asimismo, la calificadora explica que el grado en que la retórica de la campaña de Trump se traducirá en políticas tardará en aclararse. Pero, el énfasis del magnate en aumentar el proteccionismo y en una política exterior unilateral resaltan dos vertientes potenciales de impacto.

En cuanto a México, el reporte indica que el plan del presidente electo Trump orientado a renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) lo impactaría directamente junto a Canadá. Y agrega que una reorientación hacia una economía más proteccionista también podría repercutir en China y, en países asiáticos que proveen bienes intermedios a los chinos.

Expone que el país asiático podría tomar medidas comerciales en represalia, si el nuevo gobierno de EU se inclina hacia una política arancelaria más agresiva hacia él.

De acuerdo con la calificadora, estas medidas influirían adversamente en el crecimiento y la inflación en ambos países, y traerían como consecuencia una depreciación del yuan y en la aversión al riesgo en los mercados financieros se podría extender a otros mercados emergentes. Sin embargo, grupos de interés que representan compañías estadounidenses y legisladores republicanos centralistas resistirían un incremento brusco en el proteccionismo. Además, Fitch Ratings cree que es más probable que se recurra a medidas graduales como casos de disputas comerciales.

Igualmente, el estudio asevera que la retórica de la campaña de Trump con respecto a la política exterior carecía de precisión, pues el presidente electo ha hablado de forma favorable acerca del mandatario ruso Vladimir Putin y podría tomar una postura más flexible hacia una ampliación de la esfera de influencia de Rusia.

Agrega que una reducción potencial de la presencia militar de los norteamericanos podría incrementar el gasto en defensa en Europa, Asia y Medio Oriente lo cual añadiría presión en favor de una política fiscal más laxa. Esto le daría una oportunidad a China de expandir su presencia estratégica en su región.

De igual manera, Fitch Ratings afirma que el resultado de las votaciones estadounidenses resalta el crecimiento del populismo anti sistémico, evidente también en Europa, y añade que el fenómeno Trump podría impulsar el apoyo a líderes políticos y partidos europeos fuera del centro-izquierdo y centro-derecho tradicional, lo que podría generar que los partidos políticos tradicionales aceleraren políticas fiscales más laxas o retrocedan en reformas económicas estructurales.

Por otra parte, plantea que la reacción en los mercados financieros y de materias primas también podría influir en los soberanos fuera de EU. Anticipándose a un estímulo fiscal en Estados Unidos, los precios de algunas materias primas subieron. Pero, el aumento en el rendimiento de los bonos del tesoro de estadounidense podría, a su vez, incrementar los costos de financiamiento para otros soberanos, mientras que un dólar más fuerte sería negativo para los mercados emergentes con una carga de deuda significativa en moneda extranjera.

estrategias@eleconomista.mx