Los volúmenes de ventas globales de Coca-Cola Company subieron menos de lo esperado por la compañía durante el cuarto trimestre y bajaron en América del Norte, un anuncio que provocó una caída de 4% en sus acciones.

Coca-Cola, al igual que su rival PepsiCo, ha estado luchando contra un descenso en las ventas de bebidas gaseosas en mercados desarrollados, especialmente en Estados Unidos, dado que los consumidores buscan opciones más saludables.

Ambas compañías han respondido impulsando sus negocios de ventas de jugos, té, agua y otras bebidas no carbonatadas, así como invirtiendo más en publicidad.

Este mes, Coca-Cola adquirió una participación de 10% en el fabricante del café Keurig, Green Mountain Coffee Roasters Inc, y ayudará a desarrollar un dispensador de bebidas frías en su intento por elevar el consumo de este tipo de productos en su país de origen.

La compañía informó que los volúmenes globales de ventas crecieron 1% en el trimestre, mientras que en América del Norte cayeron 1 por ciento. También en Europa aumentaron apenas 1% porque el gasto de los consumidores siguió siendo moderado.

Los ingresos trimestrales de Coca-Cola descendieron 3.6%, a 11.040 millones de dólares, en parte por la pérdida en las ventas del año pasado de sus operaciones de embotellamiento en Brasil y Filipinas.

Los analistas esperaban en promedio ingresos por 11.310 millones de dólares en el trimestre.

Coca-Cola agregó que espera ahorrar 1,000 millones de dólares a través de mejoras en la productividad para el 2016 y redireccionar gran parte de ese monto en mayor publicidad.

Las ganancias netas del mayor fabricante del mundo de bebidas gaseosas bajaron a 1,710 millones de dólares en el trimestre terminado el 31 de diciembre, frente a los 1,860 millones en el mismo período del año previo.