El Brexit amenaza con una jornada negra también para los mercados de Estados Unidos. Los futuros adelantan caídas de alrededor del 3% en los principales índices de Wall Street ante el periodo de incertidumbre que ha desatado el sí a la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Aunque tanto la Reserva Federal (Fed) como el Fondo Monetario Internacional (FMI) consideran que el Brexit no provocará una recesión en la primera economía mundial, se espera un fuerte impulso del dólar que mermará la competitividad de las multinacionales americanas, además de un periodo de fuerte volatilidad en los mercados.

Estados Unidos puede ser, además, víctima colateral de una Europa más debilitada, ya que se trata de su principal socio comercial.

Ante este escenario, el mercado apenas da un 12% de posibilidades de que la Fed decida nuevas subidas de tipos de interés este año. La Reserva Federal aplicó en diciembre del año pasado el primer incremento de las tasas en casi una década, con la previsión de iniciar un periodo de alzas paulatinas.

Sin embargo, las incertidumbres globales y las dudas sobre la estabilidad de la economía estadounidense han impedido que la Fed haya podido dar un nuevo paso a su política monetaria en lo que va de año.

El organismo que preside Janet Yellen pretendía aplicar, pese a todo, hasta dos subidas en 2016, una opción que, sin embargo, se ha disipado con el Brexit.

fondos@eleconomista.com.mx