El S&P/BMV IPC hiló su sexta caída consecutiva, al finalizar la jornada bursátil del martes en 41,210.01 unidades, un retroceso de 0.66% respecto al día previo. Acumula un retroceso de 4.94% y es su mínimo del año.

En estas seis jornadas negativas, el valor de capitalización de las 35 firmas más bursátiles que conforman el índice ha caído en 254,691 millones de pesos, cifra comparable a la economía de Yucatán en el 2017, según los últimos datos disponibles de Inegi.

El valor de capitalización en conjunto de las 35 firmas sumó 6.39 billones de pesos antes de la racha negativa en el mercado local de capitales, y terminó la jornada bursátil en 6.14 billones de pesos, de acuerdo con datos de Economática.

El IPC está incluso 1.69%, o  704.93 puntos por debajo de su cierre del 2018, que fue de 41,640.27 enteros. En las últimas cuatro jornadas, se ha colocado en un nivel inferior al que tuvo al finalizar el año pasado.

“La expectativa de reportes corporativos es mala por el desempeño de la economía que vimos en el segundo trimestre, y los reportes han confirmado que el mercado pasa por un mal momento. La percepción de los inversionistas extranjeros se ha vuelto más desconfiada sobre la economía; hemos visto volúmenes de operación mucho más bajos en los últimos meses, y hay poco apetito sobre la Bolsa mexicana”, explicó Jorge Gordillo, director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco.

En medio de la temporada de reportes trimestrales de las emisoras mexicanas para el periodo de abril a junio, hasta el 22 de julio el 34.2% de la muestra del índice referencial ha divulgado sus estados financieros, de los cuales 25% ha sido mejor a lo esperado; 66.7% en línea, y 8.3% por debajo de lo estimado, según Carlos González Tabares, director de Análisis y Estrategia de Grupo Financiero Monex.

Luis Alvarado, analista de capitales, comentó que a la volatilidad que genera la entrega de los reportes trimestrales se suma que el 31 de julio se dará a conocer la estimación oportuna del PIB de México para el segundo trimestre del año, que podría confirmar una recesión técnica en la economía mexicana.

El estratega de CIBanco agregó que el mercado de renta fija local ha sido más atractivo para los inversionistas que la Bolsa mexicana, pues hay un buen rendimiento, “las tasas más altas son atractivas, y no depende tanto de la economía, y la Bolsa sí. Con una economía débil, hay malos resultados y se puede bajar el precio objetivo”, detalló.

El área que dirige Gordillo pronostica que el IPC llegue a 47,900 puntos al final del año. Sin embargo, advierte que tras la finalización de la temporada de reportes actualizarán sus modelos, y ve probable que se haga un ajuste a la baja.

[email protected]