Los "gobiernos y la Comisión Europea deben actuar" para estimular la economía y no deben apoyarse en la política monetaria, declaró el jueves el presidente del Banco Central Europeo (BCE), el italiano Mario Draghi.

"La política monetaria puede crear las bases para el crecimiento, pero para que el crecimiento se afirme se necesitan inversiones", y eso corresponde a los políticos, dijo Draghi, después de anunciar un masivo programa de compra de deuda por 60,000 millones de euros.

Con esta medida, que se implementará de marzo de 2015 a septiembre de 2016, los países miembros de la zona euro tienen un considerable margen respiro, el cual les permitirá implementar estrategias orientadas a reactivar la economía en sus propios países a partir de incentivar las inversiones.

La pregunta ahora es de dónde podrían provenir dichas inversiones. No pocos mirarán hacia la economía china, que aunque ha mostrado la menor tasa de crecimiento en los últimos años, también es cierto que ha comenzado a mostrar interés por ampliar el posicionamiento su capital en territorio europeo.

Cabe mencionar que tras el anuncio del BCE de la compra masiva de deuda, el rendimiento de los bonos a 10 años de España e Italia alcanzaron este jueves niveles históricamente bajos

La tasa de los bonos españoles era de 1.450%, contra 1.530% del miércoles en el mercado secundario de deuda ya emitida. El bono italiano se cotizaba a 1.609% contra 1.691% en la víspera.

fondos@eleconomista.com.mx