En los últimos 12 meses el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el S&P/BMV IPC se ha hundido 18.16%, ubicándose en niveles no vistos desde el 2014.

Con esta caída, su valor de capitalización pasó de 6.23 billones a 5.10 billones de pesos, es decir 19.05% o una caída de 1.2 billones de pesos. según datos de Reuters.

Los ajustes a la baja han llevado al índice hasta las 40,941.96 unidades, al cierre del 28 de agosto, desde los 50,023.98 unidades alcanzadas la misma fecha, pero del 2018.

Armando Rodríguez, gerente de análisis bursátil en Signum Research, explicó que esta caída responde a diversos factores, a lo que se suma el estancamiento en el crecimiento económico. “Hubo un rezago muy marcado en el IPC desde la noticia de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM)”, dijo Rodríguez.

“En el segundo trimestre -prosiguió- vimos reportes de regulares a débiles, aunado a factores externos como la guerra comercial, incertidumbre en torno a la desaceleración económica global y doméstica, factores que han tenido rezagado al IPC”.

Las emisoras que van en contra de las pérdidas del IPC desde agosto del 2018 son Grupo Elektra que avanza 52.70%, Kimberly Clark con 22.74% y José Cuervo con 7.95 por ciento. Mientras las que han profundizado sus caídas son Grupo Televisa con un retroceso de 52.62%, Cemex con 51.41% y Mexichem con 40.65 por ciento.

Armando Rodríguez indicó que si bien, el nivel de 40,000 puntos es bajo, no ve catalizadores que logren que haya un avance sostenido en el corto y mediano plazos. Sin embargo, no descartó que se pudieran ver botes de corto plazo en rangos de 4 y 5 por ciento.

“No vemos una tendencia positiva que permita que los fundamentales del IPC se mantengan sólidos y se dé un crecimiento sostenido, hasta el momento no lo estamos viendo, porque los factores en contra, particularmente los económicos, han permanecido y al parecer continuarán”, añadió el gerente de Análisis de Signum Research.

Año turbulento

El 2018 fue un año turbio para el IPC, donde de los temas locales e internacionales llevaron al IPC a terreno negativo y el 2019 no ha sido distinto. Un nulo crecimiento económico, el cambio de administración federal y medidas como la cancelación del NAIM e iniciativas de Ley que no prosperaron como la de limitar las comisiones bancarias y retirar las concesiones mineras han generado presiones para el S&P/BMV IPC.

El anuncio de la cancelación del Aeropuerto Internacional de Texcoco llevó al índice de la BMV a caer 4.20% en una jornada (el 29 de octubre del 2018) a esa le siguieron un -5.80% con la presión a las comisiones (8 de noviembre 2018), la revisión a las concesiones mineras con -1.23% (20 de noviembre 2018) y para cerrar el ciclo bajista del 2018, los resultados de la segunda consulta ciudadana -4.17% (26 de noviembre).

Por lo que no sorprendió que el IPC haya caído entre octubre y noviembre del año pasado 7,771 unidades (15.70%).

José Oriol Bosch, director general de la BMV dijo que el financiamiento en la Bolsa comienza a fluir en este segundo semestre, luego de que en los primeros seis meses la actividad “fue bastante floja” ante un entorno de “cero” crecimiento económico nacional-.

Incicó que de cara al Primer Informe de Gobiermo si bien no se cumplió con las expectativas del crecimiento económico del país, ésa ha sido la tendencia histórica durante el primer año de un nuevo gobierno en México.

Ven panorama complicado para la BMV este año

El optimismo de los inversionistas se está recuperando en Brasil después de que avanzó un proyecto de ley de reforma de pensiones, el gobierno impulsó un cambio fiscal y las tasas de interés cayeron a mínimos históricos, mientras que en México, en contraste, las perspectivas se deterioran.

La última encuesta de Reuters sobre el mercado de valores de Brasil, el más grande de América Latina, mostró que el índice Bovespa subiría 18.22% desde los niveles actuales para llegar a fines de año a un récord de 115,000 puntos, según previsiones promedio de 12 estrategas y comerciantes.

La estimación es ligeramente más alta que en el último sondeo de Reuters en mayo, pero el optimismo es menor que en febrero, cuando asumió el gobierno Jair Bolsonaro y los inversionistas esperaban que el Bovespa aumentara a 120,000 puntos.

Para México, por el contrario, se estima que el índice S&P/BVM IPC cerrará en 45,500 puntos, apenas 12% por encima de su actual nivel de 40,000 unidades. La previsión promedio es la tercera consecutiva a la baja. Se espera que gane 2% para fines del 2020.

En Brasil, estrategas esperan que el Bovespa suba 13% más en el 2020, llegando a 130,000 puntos. El índice se ha duplicado desde principios del 2016 y se habrá más que triplicado en cinco años si las estimaciones se cumplen.

Los especialistas elevaron sus expectativas sobre Brasil a pesar de las señales de una desaceleración global y las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, que han afectado al real brasileño más que a casi cualquier otra moneda de los mercados emergentes.

El optimismo sobre México es casi inexistente por los problemas que ha tenido el presidente Andrés Manuel López Obrador para impulsar el crecimiento.

“En México, la desaceleración económica ha sido peor de lo previsto”, manifestó Luis Alfonso Alvarado, analista de Banco Base. (Reuters)

[email protected]